Juliá es apellido sobradamente conocido en el ámbito hostelero de Sevilla y ahora íntimamente ligado a un proyecto joven y singular, localizado en el edificio que albergara la antigua plaza de Abastos de Heliópolis, barrio que siempre ha tenido, por otra parte, muy serios referentes en esto de la hostelería sevillana.

Manolo Juliá en su “Mercaíto”

El Mercaíto de Manolo Juliá, que así se llama exactamente, es un establecimiento de estilo desenfadado que, desde su inauguración en el pasado mes de febrero, se ha hecho un hueco en el panorama sevillano y que está ganando adeptos poco a poco, poniendo en juego esos factores que resultan infalibles para la correcta puesta en marcha de este tipo de negocios: Dispone de un espacio peculiar, amplio, diáfano y luminoso, en el que se alternan las mesas bajas con otras altas, dispuestas más cerca de la barra, decorado con encantadora austeridad.

El Mercaíto en la antigua plaza de abastos de Heliópolis

 

Una cocina ejecutada con sabiduría, sencilla, gustosa y exenta de complicaciones que muestra en la carta algunas predilecciones heredadas de sus antecesores como la Ensaladilla Juliá, los Higaditos de pollo guisados, Arroz con marisco, además de frituras y otros platos del ideario tradicional de nuestra cocina, el consabido guiso del día, fritos perfectos como los choquitos, los buñuelitos de gambas o la tempura de cigalitas a las que siguen carnes,

Colas de cigalitas en tempura

pescados y unos cuantos platos, combinaciones en los que el huevo de oca y la patata de Sanlúcar son las estrellas, acompañados de otros suculentos ingredientes. En algunos casos éstos platos se puede solicitar en versión tapeo y, como es la tónica de estos tiempos, estructurar la comanda con la intención de compartir. Pedir consejo sería lo suyo…Y el servicio, que, pese a su juventud, funciona con rapidez y eficacia, manteniendo la justa distancia con el cliente y centrando su esfuerzo en que la visita sea lo más placentera posible. Un 10.

 

Huevos con jamón ibérico, patatas y pimientos

La bodega sigue la norma de la casa y no complica la elección. Rioja, Ribera de Duero, Toro, Ronda, con blancos como verdejos de Rueda y algún gallego Albariño, que sintonizan a la perfección con la comida.

 

 

Arroz marinero

El apartado de las sobremesas no entraña ninguna contrariedad, no suele su público dilatarse en ella pero si hay que tenerla se hace, se pide una consumición de copa alta, se disfruta y santas pascuas.

Así pues, esta es nuestra reseña de este nuevo proyecto de Manolo Juliá, El Mercaíto. Es singular. Es agradable, te atienden estupendamente y se come muy bien. ¿Qué más se puede pedir?

Chocos fritos

El Mercaíto de Manolo Juliá
C/ Lima, s/n Barrio de Heliópolis
Reservas 854 74 68 55