Parece mentira que hace ya algo más de un año que estuvimos sentados en el patio de butacas del sevillano teatro Lope de Vega entre esa constelación de estrellas de los fogones hispanos en una noche mágica y, probablemente, irrepetible en nuestra ciudad. Vuelve la gala Michelin a España, será en Madrid y será retransmitida por YouTube.

La cita es el día 14 de Diciembre a las 20:00 horas, retransmitida en directo a través de streaming, con dos presentadores muy televisivos y, por cierto muy “master chef”, los actores Cayetana Guillén Cuervo y Miguel Ángel Muñoz, desde la Real Casa de Correos en la Puerta del Sol de Madrid.

Cuatro episodios protagonizados por chefs residentes en Madrid, completarán la retransmisión de la gala. El primeros de ellos un homenaje a todos los chefs que siguen comprometidos con su vocación en estos tiempos tan difíciles. Seguirá un repaso al nacimiento y desarrollo de la Guía Michelin, para dar paso a un pequeño reportaje titulado “Destino Madrid” y un debate con los once chefs que ostentan en sus restaurantes españoles las tres estrellas Michelin.

Sin duda será una noche llena de gratas sensaciones gastronómicas que nos alivien un poco de los avatares de este extraño 2020 que tanto daño está haciendo a la hostelería en general. A este respecto nuestra reflexión es la siguiente ¿se puede evaluar con criterios objetivos a los restaurantes en un año en el que han permanecido meses cerrados y el resto con grandes restricciones en su actividad? Quizás los parámetros que han servido para confeccionar la Guía Michelin 2021 se hayan recabado en 2019 y los primeros meses de 2020, pero sin duda a nadie se le escapa que desde Marzo de este terrible año no se pueden calificar los restaurantes de la manera en que habitualmente se ha hecho.

Con todo ello, las quinielas habituales que corren de boca en boca todos los años han sido desplazadas por las dificultades que atraviesa el sector, con el cierre de muchísimos establecimientos, algunos tan emblemáticos como el madrileño Zalacaín, o la anunciada sustitución del mítico Santceloni del recordado Santi Santamaría por un asador de carne gerenciado por el grupo de Dani García, el chef malagueño que renunció  a sus tres estrellas Michelin tras conseguirlas el año anterior.

De cualquier forma, la gala de las estrellas Michelin es siempre un acontecimiento esperado y que crea expectación no solo en el mundillo gastronómico y de la hostelería, sino que se ha convertido en un verdadero acontecimiento social, ya que la alta restauración mueve una importante cantidad de dinero y se ha convertido en un reclamo turístico para los sitios donde radican restaurantes galardonados en la famosa Guía Roja.