El Despacho de J. J. Galocha, desde 1955

Sitios

Sevilla tiene una peculiaridad, y es que no solo su amplio centro histórico compone una de las ciudades más bellas del mundo, sino que, para aquel viajero atento y curioso, o simplemente para el paseador local con ganas de disfrutar de su ciudad, en los barrios te sorprenden rincones con sabor, con encanto. Doblas una esquina y ahí está una casa encalada, con un balcón de geranios y gitanillas, un viejo portón de madera, o como en este caso (y de sabor en su doble sentido se trata) de una tienda de alimentación con más de medio siglo de historia.