Sin duda la variedad Picual es la más característica en la elaboración de aceite de oliva virgen extra en la provincia de Jaén. En este caso se trata de un AOVE de Picual Temprano, lo que quiere decir, como nos explica Maite del Río, propietaria de la marca, que las aceitunas de sus olivos centenarios se recogen un poco antes de su plena madurez para conservar unas características más frutales.

Olivos bicentenarios

Maite pertenece a una familia de olivareros, del jiennense pueblo de Arjona, de varias generaciones. Su olivar es un cultivo tradicional de secano, con algo más de doscientos años, nada menos, unas 40 hectáreas donde se aprovechan solamente para este aceite de oliva virgen extra, las aceitunas de máxima calidad, que se llevan a la almazara Maquiz de Mengibar, repetidamente premiada por sus aceites.

AOVE del Río se comercializa en botellas de 500 y 1.000 mililitros, todas con tapón irrellenable para garantizar la no adulteración posterior del producto. De una de las pequeñas catamos este AOVE que presenta un bonito color verde brillante con reflejos dorados. Muy frutado en nariz, con recuerdos de plátano y tomatera, leves notas ahumadas de hierbas de monte, muy agradable. En boca es suave, fresco, con un punto picante en el postgusto, reforzándose las sensaciones frutales.

Este magnífico AOVE del Río se estrena en el mercado, una pequeña empresa familiar que dirige su producto hacia el certificado de cultivo ecológico, en cualquier caso, un aceite natural de calidad superior obtenido directamente de las aceitunas y sólo mediante procedimientos mecánicos.