O en Puerta Triana podríamos decir, ya que el nuevo MAYO de Manolo Mayo, se encuentra en la calle Reyes Católicos, en los bajos del hotel Bécquer, como adelantábamos hace unas semanas en un artículo de nuestra revista.

Parte de la gran familia del Grupo Manolo Mayo

La noche del jueves 10 de Junio, no pudo ser el mes del apellido, nos recibió la familia Mayo con su calidez habitual y los nerviosismos propios de una puesta de largo ante significados representantes del mundo de la comunicación gastronómica sevillana. Placer doble, por la apertura y por reencontrar amigos que hacía tiempo que no nos sentábamos juntos. También algunos representantes de la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo.

Ensalada de tomates variados de Los Palacios con bonito del norte y vinagreta suave

Curro Mayo y Loli Rincón nos dieron la bienvenida y señalaron al responsable de esta nueva aventura en la capital, Miguel Ángel Álvarez, yerno integrado en la filosofía de la casa y claro ejemplo de que el relevo generacional está asegurado. Junto a ellos parte del equipo de Los Palacios, junto al nuevo personal, para asegurar que todo funcionara como un reloj.

Salpicón de gambas de Huelva con ajo blanco de coco

El sitio es acogedor, decorado con gusto, me encantan esas luces tenues, envolventes y cálidas, aunque no vayan muy bien para mi socio fotógrafo. Cuenta además con una cómoda terraza a la sombra de los plátanos de sombra que forman la bóveda de la calle desde hace más de un siglo.

Foie de oca elaborado en casa con compota de frambuesa y aroma de Oporto

Hasta once platos, incluido un postre, Tarta Pavlova con frutos rojos, que nos evocó, con su envoltura de merengue crujiente, algunas delicias de nuestra infancia. No voy a enumerar las recetas que disfrutamos, hubo un poco de todo y algo quedó claro, los Mayo han llegado a la capital con su cocina tradicional, claro, pero también con algunas innovaciones no exentas de cierto refinamiento más vanguardista.

Sí resaltar algunos detalles que me gustaron especialmente, como la vinagreta, perfecta de punto, preparada a la vista de la mesa para una magnífica Ensalada de tomates variados de Los Palacios coronada con un suculento tronco de bonito. O también el Ajoblanco de coco, ligero y refrescante, que acompañaba perfectamente a un Salpicón de

Suprema de bacalao con fritada de tomate de Los Palacios

gambas, aunque estás son mejorables en tamaño y sabor. Me encantó un fantástico Lomo de bacalao, perfecto de punto, quizás hubiese preferido un fondo menos potente que la Fritada de tomate. Vuelvo a los entrantes para alabar un perfecto Tataki de atún macerado en soja y, como no, el rico Foie de oca elaborado en casa con compota de frambuesa y aroma de Oporto. Al final lo voy a citar casi todo, no me puedo resistir, así que recordemos con gusto también la Sardina marinada en vinagre y tomate en pan de focaccia con guacamoles.

La casa, con su amabilidad y saber estar habitual, nos ofreció

Tarta Pavlova con frutos rojos

alguna alternativa a la bodega elegida para la ocasión, así que en vez del Verdejo programado, opté por un resultón Albariño Abadía de San Campio de Bodegas Terras Gauda, mientras mi vecino por la derecha, Dani del Toro, degustaba una fría manzanilla Papirusa de Lustau, qué listo es el tío. Después nos ceñimos al guion previsto y probamos el tinto palaciego El Hallado, de la bodega local Blanca Parejo.

En definitiva, una agradabilísima velada donde le auguramos a MAYO una feliz singladura empresarial.