historia-arraez

Se está convirtiendo ya casi en un tópico recurrente decir que en cualquier sitio de España se hacen buenos vinos, hay una gran verdad en ello y, también, algo que puede inducir a error, pues quien escucha esa frase puede pensar que en España solo se hacía vino en tres o cuatro zonas y ahora le ha dado a todo quisque por hacer vino. No, la verdad es que España es país vinícola desde tiempo inmemorial y en casi todas sus regiones, salvo quizás Asturias por aquello del clima, se hace vino desde la Antigüedad.

Vivir sin dormirValencia es también tierra de vinos, en ella se encuentra la bodega familiar de Antonio Arráez, concretamente en el término de Font de la Figuera, en el paraje natural de Terres Dels Alforins, situado a unos 90 kilómetros del mar, con una altitud de entre 600 y 800 metros, entre dos valles que propician un microclima mediterráneo – continental, idóneo para el crecimiento de la vid. La bodega posee 30 hectáreas, entre las que crecen plantas en vaso de más de 40 años.

Entre sus vinos, Bodegas Arráez ha creado un monovarietal 100% Monastrell de cultivo ecológico. Lo primero que llama la atención en este Vivir sin dormir, aparte del inquietante nombre, es su original diseño de etiqueta, obra del pintor valenciano Eduardo Bermejo. También el hecho de que es el primer vino de la bodega cuyas uvas se cultivan fuera de Valencia, en este caso en la vecina Murcia, frontera con la D. O. Jumilla.arraez

Vivir sin dormir pretende darnos todo lo que la variedad Monastrell es capaz de expresar. Un color rojo cereza intenso, limpio y brillante. En nariz se aprecian frutas como la ciruela o la mora. Intenso en boca pero con cierta frescura que aligera su trago, permanece en el paladar tras probarlo y nos deja un rastro de frutos maduros y monte mediterráneo que se subrayan con unas leves notas de madera. El vino ha recibido una crianza de cuatro meses en barricas de origen americano, francés y húngaro.