Juan Albret fue el primer Príncipe de Viana en la muy española región de Navarra. Hace algo más de 30 años nació esta bodega que toma su nombre del título del personaje histórico para llevar a sus botellas, el espíritu de la tierra en unos vinos que conjugan tradición y modernidad.

Viñedos de Bodegas Príncipe de Viana

Desde su bodega en Murchante (Navarra) llegan tres vinos en una edición muy especial. Se trata del Príncipe de Viana Edición Limitada 2015 Tinto, Príncipe de Viana Edición Blanca 2018 y el Príncipe de Viana Edición Rosa 2018, tres vinos amparados bajo la D. O. Navarra.

Un terreno pedregoso, pobre, ve crecer los viñedos bajo una climatología ideal para su desarrollo, de características mediterráneas con influencias atlánticas. Un singular proceso de enfriamiento de las bayas, tras vendimia nocturna, junto con su despalillado y selección manual, delatan el sumo cuidado con el que se elaboran los vinos de Príncipe de Viana.

Con una imagen común los tres vinos que hoy catamos son una edición especial dentro de la bodega. Príncipe de Viana Edición Blanca 2018 está elaborado con uvas de Sauvignon Blanc y Chardonnay, donde se conjugan la fresca acidez de la Sauvignon, con sus notas cítricas y herbáceas, y la untuosidad y notas de frutas carnosas de la Chardonnay. Elegante, con buen cuerpo y persistencia en el paladar.

Príncipe de Viana Edición Rosa 2018 es un rosado a la moda, pálido y fresco. Procedente de un único viñedo se elabora al 100% con uva Garnacha.

Por último, Príncipe de Viana Edición Limitada 2015, es un tinto elaborado con Tempranillo (25%) de la parcela El Carrascal, Cabernet Sauvignon (25%) de la parcela La Muga y Merlot (50%) de la parcela El Crucero. Permanece en barricas de robles francés (75%) y americano (25%) durante 14 meses, más otros 10 meses de afinamiento en botella. Una capa media alta de tonos granates abre paso a una nariz elegante de frutos rojos muy maduros, matizados por notas especiadas y suaves tostados de calidad. En boca es suave, fresco, redondo, respira clasicismo, con un final persistente, fresco y elegante. Denso y gustoso.