Viña Garugele

Carlos Moro es el timonel de Bodegas Familiares Matarromera, un clásico de Ribera del Duero que, desde 2014, ha emprendido una aventura vinícola en La Rioja donde hay mucho de empeño personal por realizar unos vinos de Rioja de calidad, por ello, toman el nombre de Bodegas Carlos Moro, de cuya visita, antes del verano, publicamos crónica en su día.

Los vinos riojanos de Carlos Moro aún no tienen un recorrido en el tiempo como para analizar con rigor su personalidad, aunque obviamente apuntan sus maneras. Hablamos de vinos que buscan más el trago fresco y fácil que la densidad, estamos lejos de aquellos vinos cerrados de entrada y oscuros de principios de siglo. Aunque tampoco hablamos de “vinos finos de Rioja” a la antigua usanza. El virtuoso camino de en medio es el que buscan estos vinos, tratando de armonizar elegancia y cuerpo, frescor y complejidad, pero aún están buscando ese camino.

Viña Garugele 2015 está en la línea descrita. Un empeño de vino de calidad que se elabora a partir de uva Tempranillo de una parcela seleccionada y que da nombre al vino. Se trata de un viñedo que crece en la zona de San Vicente de la Sonsierra a los pies de la Sierra Cantabria. Unas cepas en vaso que datan de 1940 en el extremo noroeste de la Rioja Alta.

Criado en barricas de roble francés (80%) y americano (20%), Viña Garugele 2015 sale al mercado en una edición limitada de 6.658 botellas. En la copa presenta un bonito tono ciruela madura con bordes rojizos. En nariz asaltan primero las notas de frutos rojos, que dejan paso a una elegante madera apenas percibida, de notas especiadas. En boca sorprende su frescor, un cuerpo ligero y envolvente que aún están creciendo en botella, estará más redondo el próximo año. Apunta maneras, es fácil y muy gustoso de beber, dejando un muy agradable recuerdo en el paladar.