Un años más llega con el otoño la Feria de Vinos y Licores de Sevilla en la Diputación Provincial, que, en esta ocasión llega a su octava edición para mostrar el fin de semana del 20 al 22, la producción de vinos y destilados de los productores de toda la provincia sevillana.

Unas treinta empresas expositoras pondrán a disposición del público asistente sus productos en los stands instalados al efecto. Además están programadas una serie de catas y actividades en torno al mundo del vino y los licores.

El programa se abre el viernes a mediodía con la ya tradicional cata concurso para estudiantes de escuelas de hostelería de la provincia que, bajo la atenta mirada del jurado, del cual formará parte, entre otros, Javier Compás de Gastrobaris Magazine, intentarán hacer las mejores fichas de catas de los vinos probados a ciegas para alzarse con el premio.

Posteriormente y en diversos horarios hasta el domingo, diversas bodegas y destilerías, presentarán sus productos en la zona de catas. Entre los productos que se presentan este año, además de las nuevas vendimias de algunos vinos, hay productos tan singulares como el Sake de Coria, que es, ni más ni menos que un licor de crema de arroz con leche. También estará presente otra bebida singular, la hidromiel de Valhalla, elaborada en Castiblanco de los Arroyos. O el vermut Florum de Alcalá de Guadaira, localidad de la que también proceden la ginebra D’Azahar, el Ligaíto de Baltanás o los nuevos vinos de Bodegas Puerta Marisma.

Expositores y programa de catas

Bodegas y destilerías de la Sierra Norte de Sevilla, del Aljarafe, de La Campiña, de la zona del Bajo Guadalquivir. Entre ellas la galardonada bodega de Constantina, La Margarita, de Raúl Fernández, que presenta estos días la nueva añada de su popular tinto Zancúo. La Feria y las catas se cerrarán el domingo 22 con una cata de los destilados Puerto de Indias de Carmona.

El objetivo de esta muestra de vinos y licores de la provincia de Sevilla, según declara PRODETUR, entidad de la Diputación Provincial organizadora de la Feria, es fomentar el conocimiento del enoturismo en la provincia de Sevilla así como todas las posibilidades que ofrece. Apoyar a las bodegas y destilerías que en el ámbito rural operan en el territorio de la provincia de Sevilla y fomentar la venta de los vinos, licores y anisados de la provincia, así como los posibles acuerdos/negocios que de una Feria de este tipo pudieran generarse.