cata de Febrero de Gastrobaris

En nuestra cata de Febrero, hemos optado por recorrer varias denominaciones de origen españolas de gran tradición vinícola y aprovechar para comparar las sensaciones organolépticas que proporcionan uvas autóctonas como la Tempranillo de Rioja, la Mencía del Bierzo, la Monastrell de Yecla y la Garnacha de Calatayud.

Y para la ocasión elegimos cuatro bodegas que, dentro de estas zonas de larga tradición de vinos populares, presentan vinos de corte moderno, equilibrados, donde la fruta y el terruño son protagonistas, junto, en algunos casos, con equilibrados juegos con las barricas.

Comenzamos la cata con un Baltasar Gracián 2016 (D. O. Calatayud), tinto proveniente de viñedos de entre 30 y 40 años que crecen en vaso en zonas serranas de entre 800 y 1000 metros de altitud. Se fermenta en depósitos de cemento. Un brillante color granate con borde violáceo, abre paso a unos aromas donde predomina la fruta roja, netamente varietal, fresco y con cierta elegancia.

El segundo vino catado fue Armas de Guerra 2014 (D. O. Bierzo), elaborado con uva Mencía proveniente de viñedos de entre 65 y 85 años, en vaso, que crecen en suelos arcillosos con pizarra en ladera a entre 450 y 600 metros. Este vino rojo cereza se cría durante cuatro meses en barricas de roble francés. Las primeras notas olfativas nos muestran un carácter mineral al que se añaden notas florales (violetas) al irse abriendo. En boca es jugoso, algo astringente aún, pero con paso franco en boca y buena persistencia.

Quisimos mostrar también un rioja de corte moderno, fue El Primavera 2015 el tinto elegido. Un Tempranillo 100% de la Rioja Alavesa que se cría cuatro meses en barricas de roble francés y americano. Un color rojo picota madura de buena capa. En nariz, a pesar de su diseños actual, se huele Rioja, regaliza de la Tempranillo, frutos de bosque con notas lácteas y la suavidad de elegantes tostados con notas de vainilla. Fácil, fresco, muy redondo ya y con elegante persistencia en boca.

Por último y como cuarto vino de esta cata de Gastrobaris en el Bar Buentrago Alfalfa de Sevilla, abrimos un Hécula 2014 (D. O. Yecla). Tinto de Bodegas Castaño en la región murciana, elaborada con uva Monastrell y criado seis meses en barrica. Viñedos de 38 años de edad media que crecen en dos fincas a unos 750 metros de altitud. Un tinto de color rojo oscuro que ya da pistas de su poderío. Efectivamente en nariz se muestra potente, con aromas de fruta roja madura y notas de monte bajo mediterráneo (hierbas aromáticas), aflorando toques de especias negras. En boca tiene cuerpo pero suave a la vez, denso pero con elegancia, taninos dulces, compensada acidez y buena persistencia.