giralda de sevilla

Fotos de Catedral y Giralda cedidas por Kike Alés.

Una conocida multinacional de comida rápida, instalará en el cuerpo de campanas de la Giralda de Sevilla, un pequeño ambigú que servirá para reponer fuerzas a los miles de visitantes que suben las rampas de la popular torre a diario, para contemplar las magníficas vistas de la ciudad desde las alturas.

Catedral y Giralda de Sevilla

La inauguración de este pequeño establecimiento que servirá bocadillos fríos y calientes, y bebidas a sus usuarios, está prevista para el Viernes de Dolores de la próxima Semana Santa 2018. El Cabildo catedralicio tendrá una participación en los beneficios de las ventas, además del canon que la multinacional pagará mensualmente por la ocupación de tan singular espacio, beneficios que se utilizarán para el mantenimiento del edificio.

Con el establecimiento de esta franquicia de fast food en la parte superior de la sevillana Giralda, le sale un duro competidor al restaurante panorámico de la planta 35 de Torre Sevilla, conocida por todos los sevillanos como “Torre Pelli”, regentado por Eurostars Hoteles que cuenta con un hotel de cinco estrellas en el polémico

Hamburguesa “Cielo de Sevilla”

edificio. La estrella de la carta del bar Campanas de La Giralda, será la Hamburguesa Cielo de Sevilla, con pan de color azul claro.

La empresa que gestiona el proyecto de construcción del bar/ambigú de la Giralda, está estudiando la posibilidad de habilitar por la parte posterior del campanario, un pequeño montacargas que sirva para subir y bajar mercancías al establecimiento. Otra alternativa que se está estudiando, es la posibilidad de utilizar unos cinco pequeños burritos que suban y bajen el material a través de las rampas interiores de la torre.

El proyecto contempla unos parámetros estéticos que, en la medida de lo posible, respeten la estructura artística del antiguo alminar de la desaparecida mezquita mayor de la ciudad. En ese sentido, se ha encargado a una famosa pareja de modistos locales, el diseño de un uniforme acorde con el entorno para los empleados encargados de servir en el local, se especula con la posibilidad de que dichos empleados puedan lucir unos cómodos ropajes de estilo almohade combinados con otros de más marcada tendencia cristiano medieval.