El trabajo que Bodegas Salado viene realizando en los últimos años en la evolución de los productos de la bodega está siendo impresionante. No es que no tuvieran buen nivel en esta bicentenaria bodega familiar, sus vinos generosos y mostos jóvenes siempre han gozado de reconocida fama. Pero la puesta al día llevada a cabo por la labor de la familia Salado con el trabajo de los enólogos, José Manuel Botija y Juan Alberto González y una renovadísima imagen corporativa en botellas y etiquetas, han colocado a la bodega del pueblo sevillano de Umbrete, en el Aljarafe, entre las destacadas en cuanto a vinos tintos y blancos se refiere en la provincia.

Turdetano Blanco

 

Un buen ejemplo de este buen hacer es el vino que hoy traemos a nuestra sección. Turdetano Blanco Roble. Un blanco seco y con madera que resuma elegancia y buenas maneras, algo que solo habíamos visto hasta ahora en alguna bodega de la Sierra Norte y que Salado, demuestra que también la comarca del Aljarafe sevillano, puede presentar vinos blancos de estas características.

Un coupage original da su personalidad a Turdetano Blanco Roble. Verdejo, Garnacha Blanca, Sauvignon Blanc y Chardonnay, es la mezcla de varietales con los que se elabora este blanco untuoso y elegante, una rareza en esta comarca vinícola sevillana.

Turdetano Blanco Roble permanece seis meses en barricas de roble americano. La crianza en madera le da cuerpo, untuosidad y notas tostadas, además de un leve tono dorado a un limpio y brillante color amarillo pálido. Atisbos de fruta carnosa tropical y una buena acidez con un toque herbáceo que le proporciona cierto amargor final.Viñedos Salado

Exponente de la reinvención de esta bodega sevillana fundada en 1810, la botella verde oscura, se viste con una etiqueta moderna y atractiva que se inspira en las ondas que decoraban los cacharros de barro de los turdetanos, pueblo prerromano del sur de la península ibérica de donde toma el nombre este vino al igual que su hermano, el Turdetano Tinto, del cual daremos cumplida reseña en breve.