receta irlandesa

Tras la Expo del 92 el espacio de ocio y expansión de la Sevilla Norte, se localizó, entre otros barrios, en la zona de Nervión y Ramón y Cajal, hacia donde se dirigieron firmas de hostelería de reconocido prestigio ya consolidadas en la ciudad, como La Dorada, Sloppy Joe´s, o esta que nos ocupa, O´Neills y su bar de espíritu irlandés.

Una fórmula triunfadora con el inconfundible sello de pub cervecero, música de la isla esmeralda, fútbol y rugby internacional en pantallas generosas, ritual desenfadado y cervezas y gastronomía “ad hoc”.

Este gran establecimiento, que tiene un público incondicional local y foráneo, atraído por su inconfundible imagen, su atractiva terraza y su bullicioso interior, nos trae una receta clásica de su cocina. El secreto de su éxito radica en sus ingredientes. Elaborada con mimo y materia prima selecta, este plato que os traemos a Gastrobaris, es un festín sabroso y sin parangón.

Interior de O’Neills Viapol

Hemos buscado la armonía de Traditional Fish & Chips O´Neills con la Cerveza de Bodega 15&30 Pale Ale madurada en bota de roble que previamente a contenido vino Oloroso de Jerez. Una cerveza dorada con matiz ámbar con notas cítricas y, sutilmente, de flores secas. Un punto amarga en boca, presenta una sensación de malta caramelizada y recuerdos de pomelo y mango, con un sustrato de levaduras jerezanas.

Receta de  Traditional Fish & Chips O´Neills:

Para el rebozado:

  • Harina de trigo, 225 g y un poco más para enharinar el pescado
  • Cerveza muy fría, 285 ml
  • Levadura en polvo, 3 cucharaditas

Para los fish and chips:

  • Pescado blanco en filetes (merluza o bacalao), 500 g
  • Patatas para freír, 1 pieza mediana por persona
  • Aceite para freír (girasol)
  • Sal

Fish and Chips con Pale Ale 15&30

En un bol disponemos una cerveza bien fría. Aparte mezclamos la harina con la levadura y tamizamos con un colador la mezcla sobre la cerveza, batiendo bien con unas varillas, hasta conseguir una papilla suave y desleída como la de la tortilla de camarones o la tempura.

Cortamos el pescado en tajadas de 8 x 6 cms. aproximadamente. Secamos bien con papel absorbente, lo salamos al gusto y los paramos por harina de trigo, sacudiendo el exceso.

Cuando el aceite esté listo, pasamos los trozos de pescado enharinados por el rebozado y reservamos.

Ponemos a calentar abundante aceite (preferentemente de girasol) en una sartén a fuego medio alto y, cuando el aceite esté caliente pero sin llegar a humear, sumergimos con cuidado los trozos de pescado rebozado cuidando de que no se quemen.

Los freímos durante unos 3 o 4 minutos volteando con la espumadera, dependiendo del grosor de los filetes, hasta que estén dorados.

Según estén listos, los vamos sacando del aceite y los dejamos escurrir sobre una rejilla o un colador. Jamás sobre papel absorbente pues se pocharían y quedarían flácidos y menos gustosos.

Servimos acompañados de patatas fritas tradicionales, salsa tártara templada, y una cerveza 15&30 Pale Ale, bien escanciada.

Truco: Se puede acompañar con un salteado de guisantes con cebolla estofada y un buen pellizco de pimienta blanca.