torello-vinedos

La finca Can Martí del Penedés pertenece a la familia Torelló desde el siglo XIV, documento de 1395 así lo atestigua. Una tradición familiar apegada a la viña catalana que hizo que uno de sus miembros, Marc Mir, fuese el artífice de la recuperación del viñedo tras la terrible plaga de filoxera que, a finales del siglo XIX, arruinó, como había ocurrido en otras regiones de toda Europa, las plantaciones y la economía de la zona.

torello-225Son 135 hectáreas en Penedés que cultivan las uvas con las que la Cava Torelló elabora sus vinos. Cepas que crecen entre el Mediterráneo y la montaña de Monserrat, en suelos arcilloso – calcáreos pobres en materia orgánica, donde los 16º C de media anual y lluvias en torno a los 460 mm, configuran unas circunstancias idóneas para el cultivo de las variedades tradicionales de la comarca catalana.torello-pupitres

Can Martí de Dalt y Can Martí de Baix son dos masías tradicionales en torno a las que se configuran las instalaciones de esta cava familiar. En ella se crían sus espumosos, como el Torelló 225 Gran Reserva que hoy comentamos. Una elaboración especial que recibe su nombre de la capacidad en litros de las barricas de roble francés y americano donde permanece el vino antes de pasar a los pupitres donde se realizará, ya embotellado, la segunda fermentación que proporcionará la espuma tradicional de este tipo de vinos. Más de 30 meses madurará el vino en las botellas para adquirir todas sus cualidades, que no son pocas como nos demostró su cata.

En las viñas de Can Martí crecen las cepas que formarán el tradicional coupage de cavas del Penedés: Xarel.lo, Parellada y Macabeo, que serán recolectadas de manera manual y pasarán por la mesa de selección para extraer de manera suave, el mosto solo de los mejores granos de uva.

torello-bnTorelló 225 Gran Reserva, a pesar de su prolongada crianza, es una cava fresco. Lo primero que atrae es su brillo amarillo verdoso con reflejos dorados, apreciamos sus pequeñas y regulares burbujas perfectamente integradas. Cítricos y frutas carnosas blancas resaltan en nariz junto a notas leves de levaduras y crianza en madera. Con cuerpo en boca, denso como un champán, nos llena primero una fresca sensación de acidez frutal que en seguida deja paso a notas tostadas de levaduras y madera elegante, sin perder su frescura y un leve amargor en el postgusto que lo equilibra en una prolongada sensación de sensual elegancia.