Ciertamente dar de comer no es muy difícil. Las cifras nos muestran que solo en Sevilla capital podemos hablar de 2.100 sitios para comer, ahí es nada. Este viernes y sábado hemos celebrado la VI Asamblea de Antiguos Alumnos del Instituto Internacional San Telmo. Mal contado 3.500 empresarios andaluces y de otros muchos lares, que durante un par de días hemos recibido todo tipo de información realmente extraordinaria sobre el futuro que se ciernes sobre nuestras empresas y de hecho sobre toda la sociedad.

Estas 3.500 personas hemos sido atendidos en un magnífico espacio para congresos, FIBES en concreto, al que no se le puede reprochar nada. Por lo demás hemos desayunado, almorzado, merendado, vuelto a desayunar y almorzar más que correctamente. Créanme que mover a este ingente número de personas no es fácil. Para complicar un poco más el servicio, entre los participantes estaba el Rey de España, la Vicepresidenta del Gobierno, la Presidenta de la Junta, el Ministro del Interior más toda la cohorte inherente a tan elevadas representaciones.

Mi posición como académico de la Andaluza me permite ser muy severo, pero he de confesar que me quito el sombrero ante la perfecta organización gastronómica de un evento de estas características. Tengo la suerte de tener experiencias previas y he de confesar, junto a mis compañeros de promoción, que por cierto son de origen malagueño que no sevillanos, la admiración que he sentido por el servicio recibido.

Hay que felicitar a los responsables gastronómicos de estos dos días, pues no solo ha sido de factura correcta, sino que además han resultado ciertamente brillantes. Han mostrado a los participantes, acostumbrados sin duda a cierta excelencia: la capacidad industrial, el conocimiento del negocio, el manejo de los tiempos, la brillantez de la presentación y la calidad de lo servido. Mi más sincera enhorabuena a todos los que lo han hecho posible. Eventos como este, hacen merecedor a Sevilla y a quien los provoca todo el reconocimiento. El turismo de congresos es el futuro por el que Sevilla está obligado a apostar sin duda alguna. Enhorabuena Pedro Sánchez Cuerda y a todo tu equipo y gracias por ayudar a que Sevilla crezca.

Ignacio Candau es fundador de la Asociación de Gourmets de Sevilla y miembro de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo.