capital iberoamericana de la tapa

Un acierto el lugar elegido por Turismo de Sevilla para escenificar la firma del Manifiesto de colaboración entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Academia Iberoamericana de Gastronomía para nombrar a la ciudad como capital iberoamericana de la tapa. Fue este viernes en el clásico bar sevillano Casa Morales, en su salón trasero con las grandes tinas de barro que antiguamente guardaban vinos de La Mancha y hoy dan ese aire tan especial a este templo del tapeo y el vino hispalense.

Alfonso Marín, Juan Espadas, Rafael Ansón, Antonio Muñoz y Pablo Arenas

Tras las firmas del Manifiesto, Alfonso Marín Caffarena, Secretario General de la Academia Iberoamericana de Gastronomía, se dirigió a los presentes, un grupo de invitados entre los que nos encontrábamos medios y profesionales de la hostelería. Marín, tras elogiar en unas bellas palabras a Sevilla y su historia y cultura de la tapa, presentó a los dos protagonistas de las firmas, por parte de la Academia Iberoamericana de Gastronomía su Presidente, Rafael Ansón, que lo es también de la Española y, por el Ayuntamiento local el mismo Alcalde, Juan Espadas. Ambos se dirigieron también a los presentes y, entre otras palabras referidas a la manera de socializar en Sevilla que tiene esta manera de probar pequeños platos y la importancia internacional que la tapa ha adquirido, hicieron referencia a la nominación de la cultura de la tapa como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Firma del Manifiesto por parte de Rafael Ansón y Juan Espadas

En ese último sentido  el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte inició el pasado mes de Febrero, el trámite para que la “tradición cultural de las Tapas en España” sea declarada como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial por considerar que es “uno de los elementos más representativos de la identidad cultural” española. Según publica el Boletín Oficial del Estado, el Ejecutivo español, a través de la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, ha abierto el expediente para que esta consumición, que se “realiza normalmente de pie”, sea declarada como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Invitados al acto

El acto finalizó con una copa de vino español o una cerveza el que así lo quiso, disfrutando de un pequeño aperitivo servido por Casa Morales, donde, entre otros, tuvimos ocasión de saludar al histórico hostelero Juan Robles y a su hijo Pedro, al Presidente de la Asociación de Hosteleros Sevillanos, Pablo Arenas y a Juan Gómez, propietario de los varios locales de La Azotea que nos adelantó algo sobre la nueva apertura que está ultimando en la calle Conde de Barajas.