La organización de los prestigiosos premios International Wine Challenge, ha elegido al enólogo de las jerezanas Bodegas Lustau, Sergio Martínez, como el mejor enólogo de vinos generosos del mundo, en la 34 edición del concurso.

Sergio Martínez

Se da la circunstancia que el anterior enólogo de Bodegas Lustau, Manuel Lozano, había recibido dicha distinción hasta en siete ocasiones. Sergio Martínez, reconoce a su antecesor como su maestro: “Me siento muy afortunado por haber contado con el mejor maestro, con Manolo Lozano.  Siempre generoso, creativo y visionario. ¡Gracias, Manolo por enseñarme el camino!”

Luis Caballero, presidente de Bodegas Lustau, celebra el premio recibido: “Este premio refuerza nuestra búsqueda de los máximos estándares de calidad y  el objetivo de mantener el estilo Lustau que demandan nuestros clientes”. Con un total de 48 medallas, 14 de ellas de oro, Lustau ha sido la bodega más premiada del Marco de Jerez y la bodega europea con más medallas de oro del concurso.

Contento de recibir esta distinción, Sergio Martínez, con más de 14 años de experiencia en Bodegas Lustau, lidera

Bodegas Lustau

desde hace un año el equipo enológico. “Es un orgullo formar parte y estar al frente de este equipo humano. Este premio es un reconocimiento a todos y cada uno de los que trabajamos en Lustau” afirmó al recibir el trofeo.

Bodegas Lustau fue fundada en 1896 por Don José Ruiz-Berdejo. Los comienzos de la bodega fueron bastante modestos. Don José, secretario judicial, cultivaba las viñas en su finca Nuestra Señora de la Esperanza. En la propia casa de la viña criaba los vinos que después vendía a las grandes bodegas exportadoras. Era un almacenista. Don Emilio Lustau Ortega, yerno de Don José, trasladó la bodega al antiguo barrio de Santiago en el casco antiguo de Jerez de la Frontera. Allí, en los edificios que formaban parte de las históricas murallas árabes de la ciudad, fue ampliando su negocio lentamente, aún como almacenista. A partir de 1950 la firma se convirtió en bodega exportadora de sus propios vinos de Jerez. En 1990 la bodega se integra en el grupo bodeguero Caballero, trasladándose en el año 2000 a la jerezana calle Arcos.

Fotografía: Lustau