La Casera

La Casera sigue con la organización de eventos gastronómicos con motivo de su 70 Aniversario. La marca de la famosa gaseosa nacida en Madrid en los años 50 del pasado siglo, ha estado muy vinculada a Sevilla ya que existió una fábrica de La Casera en la calle Luis Montoto, edificio que aún existe, afortunadamente, donde hoy radica un restaurante de italiano.

Tinto de verano La Casera con arroz con cola de toro de Casa Robles

El miércoles 11 de Septiembre los tradicionales salones de Restaurante Robles, acogieron un almuerzo para prensa y otros medios especializados, que compartimos con Laura, Pedro y su padre y fundador de la saga hostelera, Juan Robles, quien, en una pequeña intervención previa a la comida, recordó sus comienzos como tabernero en la Puerta Carmona de Sevilla, más o menos en la misma época en que La Casera comenzó a llegar a las mesas de las casas de toda España y a las barras de los bares.

Junto a la familia Robles, Irantzu Basterrechea, Responsable de Relaciones Públicas y Eventos de Schweppes Suntory España, actual propietaria de la tradicional marca de gaseosa española, quien agradeció tanto a los Robles el diseño de un menú especial para la ocasión, que estará disponible en el restaurante para todo cliente que lo demande, durante un mes, como a los medios y gastrónomos citados su presencia.

Dos productos de La Casera fueron los protagonistas de las copas en la comida, el ya conocido Tinto de Verano La Casera y la novedad de “Distinto”, un “blanco de verano”, elaborado a base de vino de uva Verdejo y La Casera, al igual que su tinto de verano se elabora con la uva tinta Tempranillo.

Juan Robles y su hija Laura

El siempre impecable servicio de restaurante Robles, fue trayendo a la mesa unos entremeses típicos a base de caña de lomo, jamón ibérico y queso, después unas tostas con anchoas y aceite oliva, una original ensalada con varios tipos de tomates y un potente arroz con cola de toro desmigada. La comida terminó con un imaginativo plato de postres ideados por Laura Robles, donde se presentaron, entre otras delicadezas, dos creaciones inspiradas tanto en el tinto de verano como el blanco, todos con el buen gusto y las suculentas elaboraciones de los postres de Laura Robles.