Fotografía: Manolo Manosalbas
Textos: Javier Compás

Esta pasada Semana Santa de 2018 ha abierto sus puertas el hotel Palacio Conde de Torrejón, de la cadena One Shot. En el interior de su sevillana arquitectura se encuentra el restaurante Origen, una nueva propuesta gastronómica en la ciudad proyectada por Javier Abascal (Lalola Taberna Gourmet), Antonio Domínguez (Catering Al-yamanah) y Carmelo Moreno (Chef profesor en Escuela de Hostelería Gambrinus).

Mesas del restaurante Origen

Un hotel boutique de 4 estrellas que se ubica en un palacio del siglo XVIII en el centro histórico de Sevilla y que alberga en su interior el bar restaurante Origen, además, en la misma calle Conde de Torrejón, se abrirá un bar de tapas fuera del recinto hotelero. Todo ello ubicado en el entorno del barrio de la Alameda – calle Feria, una zona muy de moda en los últimos años, con una gran actividad social y  hostelera.

Claustro del Hotel Palacio Conde de Torrejón

Las mesas del bar restaurante se articulan en torno a uno de los patios del hotel, un claustro porticado con antiguas columnas de ladrillo de estilo andalusí y arcos de resplandeciente blanco que se potencian con la luz natural que inunda el recinto. Existen diversas salas que acogerán varios comedores para el restaurante y los eventos y celebraciones que se pueden contratar.

Barriga de pez espada con salteado de habitas y morcilla y crema de zanahoria

Hablamos con Javier Abascal, una joven realidad de la cocina sevillana que ha venido innovando en la gastronomía local desde su restaurante Lalola. Junto a sus socios, Abascal ha diseñado una carta pensada no solo para el visitante del hotel, sino para el público en general, con un concepto basado en el producto fresco de temporada y calidad, la carta se cambiará aproximadamente cada mes, con un formato de medias (4-6 euros) y raciones (9-15 euros).

Del grifo de la barra situada en una esquina del claustro mana Cruzcampo, además de servir cócteles y otras posibilidades, como las que ofrece la variada carta de vinos, con especial detalle en los generosos andaluces, bien representados, como el magnífico Palo Cortado Bertola que disfrutamos con los aperitivos. Por lo demás, espumosos y vinos tranquilos, tanto tintos como blancos.

Calamar frito en su tinta con guiso

Las mesas, lo he señalado ya, se sitúan en el claustro del patio principal del palacio, un oasis de calma donde el servicio está pensado para el disfrute de la gastronomía, sin muchas mesas, el restaurante que Abascal ambiciona convertir en una referencia imprescindible en Sevilla y, según lo visto y probado, está en el buen camino.

Un camino gastronómico que iniciamos con una tabla (cerámica) de ricas chacinas de Arturo Sánchez (Guijuelo) con un salchichón espectacular. Además del rico queso de wellDone, procedente de la aljarafeña población sevillana de Espartinas. Todo ello bien acompañado de unas tostaditas de pan de burguillos aderezadas con AOVE y espolvoreadas con pimentón.

Croquetas de jamón

La cosa empieza a ponerse seria con unos Dados de atún rojo marinados con guacamole y polvo de maíz, un plato fresco y colorido. Sorprendente la Barriga de pez espada con crema de zanahorias y salteado de habitas y morcilla de Ronda, una mezcla que podría chocar de entrada pero que funciona y, dentro de su suavidad, propicia un sabor de cierta potencia.

Buñuelos de Idiazábal

Llamativo a la vista llega a la mesa el Calamar de potera frito en su tinta, mayonesa de albahaca y guiso meloso de sus aletas encebolladas, con un rico contraste entre una fritura sutil y ligera y la base de un guiso autentico y sabroso que se completa con el toque fresco de la albahaca.

Espinacas con garbanzos

Pasamos a las carnes con un suculento bocado de Ravioli de guiso de cola de toro con espuma de parmesano, gustoso, envolvente y muy equilibrado. Unas correctas, en su clasicismo, Croquetas de jamón, con un interior cremoso en su justo término. Un bocado que no deben perderse, unos delicados Buñuelos de queso Idiazábal ahumado, un alarde de fritura. Las Espinacas con garbanzos son un perfecto guiño a la cocina local.

Sándwich de Pastrami

Ponemos punto y aparte para hablar de la Pluma ibérica cocinada a baja temperatura y macerada con salsa de soja y de ostras, con guarnición de patatas y pimientos asados, decir que la carne es tierna y jugosa es demasiado poco para expresar la bondad que nos ha trasladado este plato.

Pluma ibérica

Una versión de bocadillo de lujo es el Sándwich de pastrami, rúcula, encurtidos y mostaza, donde la carne interactúa en el paladar de forma armoniosa con la sensación a la vez fresca y un punto picante de los vegetales.

Después de acompañar varios platos con un excelente tinto Baigorri de Rioja, volvemos a Bertola para servirnos un Cream que acompañe a los postres: un Arroz con leche potente

Torrija con helado de vainilla

y cremoso o una impresionante Torrija con helado de vainilla, densa y gustosa. Original y muy rico un dulce de limón con curry sobre hojaldre, para los menos golosos.

Una grata experiencia gastronómica en un entorno donde el arte clásico de un palacio sevillano del XVIII se conjuga con diseños que hacen guiños al arte más actual, con exposiciones temporales y elementos decorativos de última tendencia.

Restaurante Origen

Hotel One Shot Palacio Conde de Torrejón

C/ Conde de Torrejón, 9

41003 SEVILLA