Mucho se está especulando estos días no solo sobre las fechas de reapertura de la hostelería, sino de las condiciones en que bares y restaurantes podrán reabrir. Mamparas, distancias de seguridad y otros protocolos en los que, desde aquí, ni entramos ni salimos, ya que no está nada decidido, ni es materia estrictamente gastronómica.

Volverán a encenderse los fogones sevillanos

Lo que sí es noticia hoy en Sevilla, es que al parecer, el Ayuntamiento va a permitir la reapertura, desde hoy 24 de Abril, de bares y restaurantes para que los clientes puedan pasar a recoger pedidos previamente encargados. Ello, lógicamente con una serie de protocolos de seguridad (distancia, mascarillas, etc) y otros requisitos que no vemos nada claros como el hecho de tener que ceñirse a la carta de platos que tenía el local en el momento en que se decretó el cierre forzoso, un absurdo si lo que se quiere es ayudar económicamente al negocio ¿Por qué no permitir cualquier innovación que incluso pueda adaptarse mejor al servicio a domicilio?

La verdad es que la medida de permitir la apertura sería lógica. El cliente podrá ir al bar y al restaurante a pedir su bebida y su tapa o plato, pero solo “para llevar”. Si están abiertas tiendas de alimentación, panaderías y supermercados, parece lógica esta medida, que puede ser un alivio al cierre decretado hace ya más de un mes.

La bajada de persianas hace 40 días de bares y restaurantes en plena temporada alta sevillana ha sido un duro golpe para un sector siempre amenazado de crisis. Y junto a los mismos negocios de hostelería, una cadena que va desde sus empleados hasta los proveedores, muy afectados también por el cierre, desde bodegas hasta todo tipo de productos relacionados con el ramo.

En algún medio se ha publicado que esta decisión municipal se produce tras la negociación mantenida entre la patronal de hostelería y, en nombre del Ayuntamiento sevillano, por el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, pero fuentes de empresarios de hostelería, desmienten tal negociación y que se haya decidido esto.

Apoyados por la normativa de la Junta de Andalucía al respecto, cumpliendo los requisitos pertinentes, los bares y restaurantes podrían entregar pedidos en sus propios locales previo encargo del cliente, lo cual contradeciría lo decretado por el Gobierno a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Hasta ahora el propio bar puede repartir a domicilio, dentro de los artículos ofertados en el negocio antes de su cierre. De ser así, todo ello, con las medidas de aforo y distancias decretadas en la situación actual. Las entregas tendrían que realizarse en el interior del local, no se permitirían mostradores a la calle. Pero, repetimos, que no tenemos confirmación oficial al respecto.

Otra de las medidas contempladas es que los bares y restaurantes que se acojan a estas medidas, deberán respetar su horario habitual, sin ampliaciones, respetando que no se podrán entregar a domicilio bebidas alcohólicas a partir de las 22:00 horas.