Premios de la AAGyT
Foto de cabecera: Tartar de Diego Gallegos

Tras relatar lo que aconteció en el estrado de los premios de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo 2018 y a sus protagonistas, el grueso de asistentes pasamos al escenario gastro-lúdico y tan esperado: el Cenador del Botánico, una pérgola casi cerrada por floresta y vegetalia que confería al recinto cierta luminosidad artística con la que, seguro que sí, Jacobo Gavira y Niall Walsh disfrutarían como yo lo hice. Allí, en este espacio terrenal, grandes cocineros y la cocinera mayor del reino de Málaga ofrecieron un extenso disfrute en forma de platillos-degustación, a cada cual más fino, sabroso y lleno de esplendor.

Magnífico ambiente en el Jardín Botánico de Málaga

 

Charo Carmona preparó su triplete malagueño-andalusí, Variado de porra antequerana, que fue buen preludio del festival venidero. Daniel Carnero, frente por frente, ofrece su Ostra con perdiz escabechada y toque de pimienta. Óleo, Sergio del Río, Causa limeña de marisco y macarón de esturión ahumado. Juan Morcillo sirvió Espárrago blanco con chivo lechal y hueva de mújol. La Milla refresca gargantas con el Tartar de corvina con picadillo de tomate, líquido, y AOVE deshidratado.

Ostras de Daniel Carnero

 

 

Del Puerto Uno, de Málaga, José Carlos García nos seduce con su Ajoblanco y Polvorón de Pipas. Benito Gómez, Bardal, en Ronda, Hígado de rape en manteca colorá, huevo, patata y cresta de gallo al oloroso. Casa de Botes, Álvaro Olea al timón, Caldillo de pintarroja y migas marineras. Sollo, Diego Gallegos, sorprende con una combinación potentísima y alucinante de ascendencia cuasiperuana, Tartar de atún sobre media lima.

Salmón de Sergio del Río

El Ayuntamiento de Álora de la mano de Sergio Garrido y su gran equipo,  nos transportan al pasado con un alegato a la cocina tradicional profunda, Sopa perota de Álora. El Ayuntamiento del Rincón de la Victoria (qué bonito ver a ayuntamientos involucrados en estos jaleos, con sentido común y no inmersos en banales e inservibles cuchipandas gastro-institucionales) hace un reconocimiento global a su producto estrella, el boquerón victoriano y nos lo presenta frito, en vinagre y en tartar ¡¡qué maravilla!!

Porra de Charo Carmona

 

 

Para concluir el desafío culinario Pastelería Ramos, Damián Ramos y Sebas Guerrero, lo borda con un bocado excelso, su Mousse Gianduja de torta de algarrobo con cremoso de cítricos, cumbre de almendras y espuma de naranja que ya dejaba al personal listo y preparado para esperar la próxima edición. Todo se acompañó con vinos de la provincia de Málaga, nada de riojas ni riberas, tomen nota éstos que en jornadas de vinos de

Boquerón de Rincón de la Victoria. F. F. Otero

 

provincias atienden con caldos (qué cursi) de otras bodegas foráneas, y los prestigiosos cavas de Freixenet, casa patrocinadora de la Academia, única firma que ha apostado por los postulados de la Andaluza de Gastronomía y Turismo.

Polvorón de José Carlos García

En fin…este es el resumen de lo que los sufridos asistentes tuvimos que “soportar” para poder, en mi caso, realizar un reportaje integral de algo con tanto calado como la entrega de los premios anuales de la AAGyT.  Y a esperar al año que viene…