La Federación de Cocineros y Reposteros de España (Facyre) reconoce la labor del Ayuntamiento de Sevilla por su estrategia de promoción de la gastronomía. “En Sevilla se conjuga perfectamente la cultura de la tapa con una nueva hornada de chefs y restaurantes”, defendió el delegado municipal, Antonio Muñoz al recoger el galardón en Madrid.

Antonio Muñoz con el premio otorgado al Ayuntamiento de Sevilla

Facyre, otorgó este lunes 10 de Febrero, uno de sus Premios CUBI a la Excelencia Gastronómica al Ayuntamiento de Sevilla al reconocer la estrategia municipal de respaldo, promoción e impulso de la ciudad como destino gastronómico. “Es un galardón que conceden directamente los profesionales, de ahí la importancia de que reconozcan el trabajo bien hecho desde Turismo de Sevilla en favor de la cocina local, de la cultura gastronómica de la ciudad y de la tapa”, según destacó anoche el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, al recoger el premio en Madrid.

En su cuarta edición de los galardones y con la presencia de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, Facyre otorgó premios gastronómicos tanto a instituciones como a personalidades que han resaltado por apoyar la gastronomía y a todo el entramado empresarial que hay tras este sector, vital para el conjunto del turismo y, por extensión, de la economía. Se trata de premios a la promoción, a la sostenibilidad, a la divulgación, a la promoción agroalimentaria o a la trayectoria. Y en el caso de Sevilla, el premio fue al Destino Gastronómico.

Estos galardones son entregados por chefs muy reconocidos de nuestro país, lo que significa un agradecimiento por parte de los profesionales a otros profesionales pertenecientes al mundo de la comunicación, de la ciencia, de las artes escénicas o de la economía, así como a instituciones públicas. En este acto, Muñoz defendió la gastronomía sevillana como “una simbiosis de tradición y vanguardia, pero también como una muestra de la calidad de la producción agroalimentaria andaluza”. “Estos sectores, hostelería, agroalimentación y agroindustria, tiene que ir de la mano para que un destino gastronómico beneficie no sólo a la actividad turística sino además a otros sectores de la economía local y regional”, señaló también al respecto.