A principios de este nuevo siglo XXI conocí, a través de Pittacum y algún otro “nuevo vino” de la comarca, las bondades de la Mencía del Bierzo. Fue mi amigo, el empedernido gastrónomo Pepón López, el primero que me habló de esta bodega. Han transcurrido los años y lo que eran “regiones emergentes” del vino español, se han consolidado como magníficas realidades vinícolas.

bot-pittacumpetit-2014Aquel primer Pittacum que daba a conocer las cualidades de los tintos del Bierzo, se ha consolidado como una de las referencias indiscutibles en los mencías de calidad. Hoy, bajo el paraguas del Grupo de Bodegas Terras Gauda, la bodega del Bierzo ha desarrollado una amplia gama de etiquetas que incluyen un rosado y un tinto, La Prohibición se llama, que recupera la variedad Garnacha Tintorera, con uvas procedentes de viejos viñedos centenarios que crecen en vaso.

Petit Pittacum es el joven de la familia. Un tinto que se puede beber fresco en verano, ya que aún no ha perdido ese empuje frutal y ese color purpureo de un mosto que proviene de pequeñas parcelas de mencías centenarias expuestas a las influencias atlánticas. De la mesa de selección, las uvas van a depósitos donde fermentan a un máximo de 25º C. durante unos quince días. Un corto periodo de tres meses en barricas de roble, redondean este vino fácil y agradable.

Una bonita capa de brillante tono amoratado, deja paso a una nariz fresca y frutal. En boca denota juventud, frutosidad apenas subrayada por la madera, incluso aún se intuyen el empuje carbónico de la fermentación tumultuosa. Lo dicho, trago fácil y disposición a beberse a baja temperatura en los meses cálidos.bodega-pittacum-05

Petit Pittacum es un vino que por su fresca jovialidad, es susceptible de acompañar diversos platos. Desde legumbres, guisos de pollo, arroces de carnes blancas, sabores del mar más recios como el pulpo o los pescados azules o chacinas incluso.

 

PVP aprox.: 6,50 €