Fotos: Vikifdn

La saga familiar Raventós está vinculada al mundo del vino en el Penedés catalán desde hace generaciones. En la actual Finca Raventós se cultiva la viña desde 1497, más de 20 generaciones de tradición vinícola. La recuperación de la tradición payesa del cultivo de una finca vinculada a una casa familiar con una determinada filosofía vinícola, es lo que decide a Raventós i Blanc, entre otras razones que ahora analizaremos, a dejar la Denominación de Origen Cava en 2012. Es la historia de un camino consecuente con unos consolidados principios.

Con Jaime y Manuel Raventós

Sentados en el magnífico salón de la bodega, construida por los arquitectos Jaume Bach y Gabriel Mora (premio FAD de arquitectura en 1989) en torno al viejo roble familiar, Manuel Raventós, junto a su hermano Jaime, nos habla de la historia de la familia y de la bodega y de la filosofía particular que les ha llevado a proponer la creación de una nueva y determinada Denominación de Origen para los vinos espumosos de la comarca que cumplan unos parámetros exigentes de calidad e identidad, una comarca vinícola articulada en torno a la ribera del vecino río Anoia y del que tomaría su nombre: Conca del Riu Anoia (Cuenca del Río Anoia).

La finca ancestral vio como la familia Codorniu trabajaba la tierra a través de generaciones. En 1658 la boda de María Anna Codorniu con Miquel Raventós, hace que cambie el apellido de la familia propietaria de Can Codorniu. Desde que en 1872 Josep María Raventós Fatjó elabora el primer espumoso con uvas propias y método champenoise, siempre valorando principalmente la variedad Xarel.lo de la zona, el camino de la bodega marca un hito al fundarse en 1926 Codorniu S. A.

Biblioteca de Bodegas Raventós i Blanc

Ya en 1986, el heredero de la saga, Josep María Raventós i Blanc crea en la finca de 90 hectáreas familiar, la Bodega Raventós i Blanc junto a su hijo Manuel Raventós i Negra. Juntos crean el cava de finca, la búsqueda de un espumoso de prestigio, con un nivel similar a los mejores vinos espumosos del mundo y que refleje las características que le dan un clima y un terruño propio, además de las uvas autóctonas tradicionales de la comarca. El paso decisivo se da en 2012, cuando, con Pepe Raventós, hijo de Manuel, se abandona la D. O. Cava para emprender el proyecto Conca del Riu Anoia.

Raventós i Blanc de La Finca 2013

Manuel Raventós nos habla con convicción de la identidad de estas tierras que, además de los viñedos en torno al Serral, cuentan con bosque, lago y, por supuesto, la propia bodega integrada en la finca. Unos suelos calcáreos de origen marino, con carácter mineral, como nos contará en el campo el joven enólogo Joan Munne, a los cuales se les ha querido regenerar su vida interna a través de la viticultura de carácter ecológico y biodinámica, lo que ha recuperado la vida subterránea y tratando de equilibrar el ecosistema circundante. El bosque y el lago contribuyen a crear un microclima en las terrazas más altas de la finca, donde se da la mejor acidez en las uvas para los vinos de más prolongada crianza. Abajo, en La Plana, la terraza más cercana al río, crecen las vides de Macabeo y Xarel.lo para los vinos más jóvenes, aunque en Raventós i Blanc todos los espumosos tiene al menos 18 meses de crianza, todos de añada y con fecha de degüelle en la etiqueta.

Manuel Raventós nos dice que la D. O. Cava es una Denominación sin identidad geográfica, solo basada en un método determinado de elaboración. Además, los parámetros de calidad de la D. O. Cava son muy bajos, según nos argumenta Raventós.

Manuel Raventós 2008

El compromiso que propone Raventós i Blanc a cualquier bodega que se quiera sumar al proyecto Conca del Riu Anoia, se concreta en siete puntos que se pueden ver en su página web y que concreta esa voluntad de crear espumosos de calidad, una pequeña denominación que pueda jugar en la liga de Champagne o incluso los italianos de Franciacorta, pero, a diferencia de estos, que usan variedades de origen galo, la identidad que practica Raventós i Blanc se basa en las variedades blancas de la tierra: Xarel.lo, Macabeo y Parellada. Con un 100% de elaboración propia y, al menos, un 80% de viñedos propios. Y con un sistema de viticultura 100% ecológico y biodinámico. La zona quedaría demarcada por el Valle del Río Anoia, entre el Mar Mediterráneo y la Sierra Prelitoral Catalana, limitada por criterios geológicos.

Los viñedos de la Finca Raventós proporcionan unos 7.000 Kilos de uva por hectárea que entran en los depósitos de la bodega por gravedad. Con Joan Munne probamos algunos mostos de los vinos bases, incluido un nuevo proyecto de Pepe Raventós basado en un mosto fermentado en depósito de cemento. Un mosto que se mostró fresco y alegre, jovial, pero con gran personalidad.

Compartimos almuerzo con Jaime Raventós en la acogedora biblioteca – comedor de la bodega. Jaime nos mostró los numerosos libros que se alinean en sus baldas de madera, así tuvimos ocasión de hojear un bello volumen del siglo XIX que ofrece unos magníficos grabados de antiguos varietales de uvas andaluzas.

Finca Raventós

Ya en la comida, probamos algunos de los fantásticos vinos de la casa. Con un bacalao con setas tomamos Raventos i Blanc de La Finca 2013, con fecha de degüelle en la etiqueta del 26 de septiembre de 2016, se muestra fresco y con notas de levaduras, con una gran acidez y un toque cítrico. Elaborado con 50% Xarel.lo, 40% Macabeo y 10% Parellada, recibe una crianza mínima de 3 años. No recibe licor de expedición.

Unos guisantes salteados con panceta y butifarra negra fue el plato que acompañó al Manuel Raventós Negra 2008. Viñedos de en torno a los 40 años. 70% Xarel.lo, 15% Macabeo y 15% Parellada, es también un Brut Nature, con un mínimo de crianza de 72 meses en rima. Con fecha de degüelle de este mismo Noviembre de 2016, muestra una tremenda frescura pese a esa crianza de más de siete años. Este vino es el reflejo de esa filosofía de quien le da nombre a la etiqueta. Hay terruño, hay recuerdos de la tierra y del sotobosque cercano, fruta ácida y fruta melosa a la vez, conjuntadas con recuerdos tostados y avellanados. Un final seco y elegante que nos certifican que, efectivamente, los espumosos de Raventós i Blanc pueden jugar en las grandes ligas mundiales de vinos espumosos. A ver quién se atreve a seguir su estela burbujeante.

Raventós i Blanc
PLaza del Roure S/N
08770 San Sadurní D’Anoia