Pazo Pondal Miña Vida 2017

Un homenaje familiar que tiene como referencia 1953, como reza en la capsula de este atractivo Pazo Pondal Miña Vida 2017. De padres a hijos, en el Condado de Tea crecen las uvas de Albariño con la que se elabora este atractivo vino blanco.

Isaura y Juan estarán muy orgullosos del fruto que han dado los mejores viñedos de Pazo Pondal, 15 hectáreas donde nacen las variedades tradicionales de la zona con las que se hace el ensamblaje de este vino, 60% Albariño y 40% Treixadura, lleno de la tierra que vio crecer los racimos, viñedos de entre 20 y 40 años de edad.

La segunda generación de esta saga familiar de viticultores que, en 2006, inauguró nueva bodega donde expresan su amor por la variedad principal de la zona, la Albariño. Nuevos tiempos donde se abre paso el cultivo de carácter ecológico, en un valle rodeado de altos montes donde la vegetación autóctona y las características geográficas, originan un microclima que influye en la personalidad de sus vinos.

Pazo Pondal Miña Vida 2017 se presenta en una atractiva botella tipo borgoña, con una tirada de 6660 unidades tan solo. Un blanco muy especial que pasa 6 meses de crianza con sus propias lías. Un bonito color amarillo brillante de reflejos verdosos. En nariz ya destacan sus características

Viñedos de Pazo Pondal

principales, frescura frutal y notas florales, conjuntadas con atisbos minerales y balsámicos. En boca no defrauda, al contrario, sorprende con su equilibrio entre esa buena acidez y cierta densidad grasa. Cítricos, flores blancas, verdor fresco, notas mentoladas y un recuerdo leve de lías que le da cuerpo y volumen.

Sin duda un gran exponente del buen hacer de esta bodega gallega, alta expresión de los vinos del Condado de Tea, donde deambula el río hacia el mar desde donde suben las lampreas aún , para proporcionar una gastronomía característica donde los vinos de Pazo Pondal se integran perfectamente.