Los viernes son especiales en la antigua casa de la calle Teodosio. El intrincado laberinto de estancias de la Antigua Abacería de San Lorenzo, se llena en sus tres plantas para acoger al público que acude al reclamo de un menú maridado que cambia cada semana.

De arriba abajo y de iz. a dcha.: Emilio y Abel Expósito, Miguel Rosales, Gerardo Rodríguez y Ramón López de Tejada

Este viernes ha sido aún más especial, ya que no solo ha contado con los excelentes vinos de la bodega valenciana Dominio de la Vega, sino que, además, el mismo Presidente de la Bodega y Presidente de los cavistas valencianos, Emilio Expósito, ha realizado en persona, una paella típicamente valenciana, compromiso que adquirió con Ramón López de Tejada, propietario de la Antigua Abacería de San Lorenzo, que lleva con el buen hacer de su mujer, Mª Carmen Vázquez.

Junto a Emilio Expósito, por parte de la bodega, estaban también su hijo Abel, recordamos la magnífica cata que nos dio su hermano Daniel, enólogo de la bodega, en la Sala La Revuelta. También estaba con el mandil puesto y a pie de paella, el gerente, Gerardo Rodríguez y, dando siempre muestras de su gran clase y sevillanía, el delegado de la zona sur, Miguel Rosales.

Emilio Expósito, Pte. de Domino de la Vega, en acción

Hasta la Abacería se acercaron para disfrutar de esta jornada gastronómica, numerosos clientes y amigos de la Abacería, entre otros, saludamos al gran chef Jorge Manfredi, acompañado de su padre, hasta un grupo de bilbaínos apareció por la mesa larga de la primera planta. Todos pudimos gozar no solo del arroz, sino también de unos magníficos embutidos de la zona de Requena (Valencia) y un extraordinario queso de cabra de Hoya de la Iglesia, una quesería familiar también ubicada en la llamada plana de Utiel-Requena.

La paella, canónica, pollo y conejo, judías verdes y garrafó, como dice la canción de la región levantina: “Bajoqueta, garrafó i tavella”, las “tres gracias de la paella”, y el juego sabio de agua y fuego necesario para la buena elaboración del guiso. Mientras el arroz se iba cocinando, menudearon los platos de morcilla, y la famosa longaniza de la comarca. Ya hemos mencionado la buena factura del queso de cabra.

Morcillas y longanizas de la zona de Requena

Para acompañar los manjares levantinos, los buenos vinos de Dominio de la Vega. La bodega elabora tanto espumosos con la D. O. Cava, como vinos tranquilos bajo la D. O. Utiel-Requena. De los primeros probamos su Dominio de la Vega Expressión Brut Reserva, elaborado  con uva Macabeo procedente de viñedos con 25 años de edad media que crecen a unos 700 metros de altitud, un cava blanco fresco, vivo, con muy buena acidez y un punto de untuosidad que le proporciona su crianza de 18 meses sobre lías.

Probamos también uno de sus tintos más especiales, Paraje Tornel, un 100% Bobal, procedente de viejos viñedos en vaso cultivados en el pago que da nombre a este vino que se cría 12 meses en barricas bordelesas nuevas de roble francés y que se afina posteriormente otros 12 meses, como mínimo, en botella. Una capa de color amoratado nos recordó colores cuaresmales sevillanos. La Bobal muestra aquí su carácter mediterráneo, quedando envueltas las sensaciones de monte bajo levantino y ciertos toques minerales, con tostados de la barrica que le confieren un punto de elegancia. Redondo y fácil de beber, aún crecerá en botella, indudablemente una de las expresiones más desarrolladas de la uva levantina que hemos probado nunca.

No quiero dejar de señalar el buen hacer del personal de la casa, siempre atento y diligente, moviéndose con soltura entre las estrecheces del local lleno de público.

Antigua Abacería de San Lorenzo

C/ Teodosio, 53

41002 Sevilla

Tfno.: 954 38 00 67

info@antiguaabaceriadesanlorenzo.com