El Ayuntamiento de Sevilla ha creado el sello de calidad Ora et labora para reconocer el patrimonio gastronómico de los conventos de clausura y una ruta para impulsar las compras de dulces y contribuir así al sostenimiento de las congregaciones de religiosas y a la conservación de su patrimonio artístico.

Ante la imposibilidad este año de celebrar la tradicional muestra de dulces en el Real Alcázar, el Ayuntamiento, en coordinación con el Arzobispado, pone en marcha una serie de iniciativas para garantizar los ingresos de los conventos. Junto con el sello de calidad, que ya tienen siete conventos, se ha diseñado una campaña de publicidad y una Ruta de los Tornos para impulsar así las compras de dulces.

El Ayuntamiento, a través de su Delegación de Economía, Comercio, Relaciones con la Comunidad Universitaria y Área Metropolitana y en un trabajo coordinado con el Arzobispado de Sevilla y Turismo de Sevilla, ha concebido el sello de calidad Ora et labora con los objetivos de reconocer, proteger, conservar, perpetuar e impulsar el patrimonio gastronómico y cultural de los dulces elaborados por las monjas en los conventos de clausura, y que lleva asociadas una campaña de publicidad y una ruta por estos conventos para promover las compras de sus productos.

Este sello de calidad y la ruta se lanzan en un otoño marcado por la pandemia de la COVID-19 que impide por razones de distanciamiento social y para evitar contagios, la celebración de la tradicional muestra de dulces de conventos que se organiza en el Puente de la Inmaculada en el Real Alcázar, una cita prenavideña –la de 2019 fue su XXXV edición– que solía agotar los productos ante el éxito de afluencia de público. En 2019 participaron 19 conventos: siete de Sevilla capital (San Leandro, Santa Paula, Santa Inés, San Clemente, Madre de Dios, Santa Ana y Santa María de Jesús) y doce de la provincia.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto con los delegados de Economía, Comercio, Relaciones con la Comunidad Universitaria y Área Metropolitana, Francisco Páez, y de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz; el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, y la priora del convento de San Leandro, sor Natividad, han presentado este viernes 23 en el Real Alcázar esas iniciativas para apoyar la producción artesanal de dulces de los conventos de clausura.dulces de conventos

Son cinco los requisitos consensuados por el Ayuntamiento y el Arzobispado para la concesión del sello de calidad Ora et labora:

  1. Los productos deben estar hechos en los obradores de los conventos por monjas de clausura que trabajan en oración y silencio. Se trata de productos exquisitos desarrollados con autenticidad en comunidades de paz y entornos únicos.
  2. Son hechos de forma artesanal. Todos sus productos son elaborados a mano con paciencia y dedicación. Realizados con primor y con materia prima de primera calidad. Y, por supuesto, guardando todas las medidas de seguridad e higiene.
  3. Son patrimonio gastronómico de Sevilla. Muchas de sus recetas tienen siglos de antigüedad, joyas de nuestra gastronomía. Especialidades que son parte importante de la historia de la ciudad y una mezcla de influencias de todas las culturas que han pasado por Sevilla. Productos llenos de historia.
  4. Sencilla y cuidada presentación, acorde con el estilo de vida de las monjas y siguiendo la tradición. Envasados y etiquetados cumpliendo con la normativa en calidad y seguridad alimentaria obligatoria.
  5. Producción limitada. La actividad principal de las monjas de clausura es la oración contemplativa. Es por lo que sólo elaboran dulces y otros productos artesanos para su subsistencia. No tienen una producción industrializada.

Todos estos requisitos se han definido en un trabajo conjunto con el Arzobispado, así como la selección de los conventos que los cumplen. En la actualidad estos siete: Convento Madre de Dios, San Clemente, San Leandro, Santa Ana, Santa Inés, Santa María de Jesús y Santa Paula. Son los mismos que el año pasado participaron en la muestra del Real Alcázar, pero el listado está abierto a nuevas incorporaciones.

Además de la creación del sello de calidad, desde el Área de Economía se han imprimido 20.000 dípticos de esos siete conventos con información sobre la dirección, los teléfonos, los dulces –suman unas 75 variedades de productos– y los horarios de los tornos. Cada convento tendrá vinilos de identificación en su fachada, publicidad que irá también en mupis y redes sociales del Ayuntamiento.

Desde Turismo de Sevilla, por su parte, se ha concebido la micro campaña Sevilla tiene un sabor celestial. Consta de un vídeo promocional alojado en la web de la entidad que se difundirá a través de los canales online del Ayuntamiento, para lo que también se han realizado fotografías y creado material gráfico. Asimismo, se ha desarrollado en la web de Turismo de Sevilla una Ruta de los Tornos de Conventos con amplia información histórica y artística de los conventos de clausura acogidos al sello. Se ha reservado, asimismo, una campaña para la primera semana de diciembre en mupis localizados en lugares turísticos estratégicos de la ciudad. La promoción, aunque centrada en la capital, tiene un apartado también para los conventos de la provincia que suelen ser habituales en la muestra del Real Alcázar.