Todo el mundo, al menos los aficionados al vino, están familiarizados con las contraetiquetas de las denominaciones de origen que indican en las botellas el tipo de crianza del vino (cosecha, crianza, reserva y gran reserva) Lo que quizás no conozcan muchos son las contraetiquetas que indican C.V.C.

Tobía Cuvée Blanco

Vino de Cuvé: CVC o sea, Vino de Varias Cosechas. Efectivamente las siglas CVC son una contraetiqueta autorizada por la Denominación de Origen Calificada Rioja y que permiten mezclar vinos de diferentes añadas en una misma edición de botellas. Obviamente esas botellas carecen de indicación de añada, ya que pueden llevar uvas de más de una vendimia y vinos (un coupage) desde jóvenes hasta gran reserva, pudiendo estar mezclados entre sí.

Bodegas Tobía, de algunos de cuyos vinos ya nos hemos ocupado en otros artículos, es la obra personal de Oscar Tobía, descendiente de una familia de viticultores de San Asensio (Rioja Alta) Tras unos 25 años de experiencia en la elaboración de los vinos de su bodega, ésta nos presenta estos Tobía Cuvée blanco y tinto. Ambos coinciden en unas características, fruta matizada por un sutil roble nuevo, frescor y fácil trago. Analicemos en cata cada uno de ellos.

Tobía Cuvée Blanco procede del coupage de dos añadas, 2018 y 2019 y se elabora con seis

Tobía Cuvée Tinto

variedades de uva: Tempranillo Blanco, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Viura, Maturana Blanca y Garnacha Blanca. La fermentación se realiza en barricas nuevas de roble americano de tostado medio ligero, permaneciendo tres meses con sus lías, con removidos periódicos. Presenta un color amarillo pálido muy limpio y brillante, con notas aceradas. La nariz es ligera y fresca, con notas frutales y florales. En boca muestra buena acidez y destaca enseguida la fruta tropical (piña y plátano), recuerdos untuosos de levaduras y un trago fresco.

Tobía Cuvée Tinto es una selección de las añadas 2017, 2018 y 2019. Elaborado con uvas de las variedades Tempranillo y Garnacha. Una parte se despalilla y otra no, antes de entrar en los depósitos de fermentación, quizás ello es lo que propicia la sensación frutal de juventud que predomina en este vino. Uno de los vinos del coupage se cría en barricas de roble americano entre 4 y 6 meses. Presenta una capa media de color, con unos ribetes violáceos evidentes. La nariz presenta unas inconfundibles notas de bayas maduras (grosellas, fresas, moras), leves rasgos de violetas y regaliz y un sutil fondo avainillado del roble. Muy fácil de beber, te llena la boca, es goloso y frutal, incluso con un puntito picante.