Bodegas Murviedro tiene su origen nada menos que en 1929, año en que una familia de bodegueros suizos se instala en Valencia, tras desembarcar en España en la zona catalana del Penedés. Fue en 1927 cuando la familia Schenk abre sus filiales en España, una saga bodeguera familiar fundada por Arnold Schenk en 1893.

Desde 1931 Schenk España concentra sus actividades en Valencia, siendo en 1997 cuando crea su bodega junto a sus viñas de Utiel – Requena, después, en 2002, con motivo del 75 aniversario de la llegada a España, se adopta el nombre de Bodegas Murviedro, apostando por las variedades de uva autóctonas de la comarca.

Viejos calados de Murviedro

Probamos uno de los vinos emblemáticos de la bodega, el Cepas Viejas, en este caso de la añada 2015. Un tinto 100% Bobal cuyas uvas crecen en un tipo de clima continental de influencias mediterráneas, de grandes contrastes de temperatura. En suelos arcilloso calcáreos de la zona del “Mediodía”, un terreno de escaso contenido orgánico y muchas horas de sol que, como consecuencia y en combinación con la edad de las plantas, proporciona unos granos de mucha concentración, viñedos de baja productividad pero de gran calidad. Se cría durante ocho meses en barricas de roble francés.

En cata presenta un color rojo burdeos intenso. En nariz una fruta con un puntito de sobremaduración, dulce y carnosa, que se conjuga con notas terciarias de torrefactos, balsámicos y tostados de la madera. En boca es denso, potente, pero sedoso y con suficiente frescura para ser un trago fácil, persistente.