Mercado de San Miguel

Fue el inicio de una moda, convertir viejos mercados de abastos en centros multibares. A saber qué hubiese sido de esta interesante construcción de hierro de no haberse reconvertido en mercado “gourmet”. Ahora, un fondo inversor holandés se lo ha comprado a sus creadores dicen que a 60.000 euros el metro cuadrado, y tiene 1.200.

Interior del Mercado de San Miguel

O sea, que hablamos de una cifra de unos 72.000.000 de euros, algo que no desentona en este verano de locuras futbolísticas en cuanto a fichajes y cifras desorbitadas se refiere. Pues la venta del Mercado de San Miguel de Madrid es record inmobiliario en España y señal y símbolo del desmadre en que esto de la gastronomía está deparando.

Porque no nos engañemos, el Mercado de San Miguel es un sitio incómodo, lleno siempre de turistas que dan vueltas y vueltas y colapsan los bares, donde hay que armarse de paciencia para pedir, y eso que los precios no son precisamente baratos, para luego tener que buscar un hueco donde poder degustar con un mínimo de comodidad nuestra consumición, lo que en términos vulgares se dice un verdadero “coñazo”.

El negocio ha sido redondo para los inversores del Mercado que, dicho sea de paso, rescataron este icónico edificio de la ruina y la desidia institucional, salvando del destino que han corrido otros emblemáticos mercados no solo de la capital española, ahí está en Sevilla el histórico edificio del antiguo Mercado de la Puerta de la Carne, que ya veremos cómo acaba.

Monserrat Valle Hernández fue la persona que lideré le proyecto del Mercado y socia mayoritaria de la sociedad que ahora ve multiplicada su inversión con la venta, sociedad donde por cierto no son precisamente gente de la hostelería los que apostaron por el invento. Los financieros Pedro Guerrero Guerrero (presidente de Bankinter), Salvador García Atance Lafuente (ex presidente de Morgan Stanley en España),

Mercado de San Miguel de Madrid

Paul Gomero Vaquero (socio de A&G Banca Privada), así como el conocido periodista Guillermo Fesser y los empresarios Víctor Josué Alarcón, Pedro Gómez Blázquez y Juan Ramón Ramírez Lozano, están entre dicho grupo fundador.

Alfonso Dubé y Díez fue el arquitecto del edificio que se construyó entre 1913 y 1916. Su transformación en Mercado Gourmet culminó con la apertura tras su reforma en 2009, convirtiéndose en modelo para otros mercados de este tipo en toda España. De hecho, algunos mercados tradicionales, están viendo como sus clásicos puestos de venta de verduras, carnes o pescados, se van transformando en bares que conviven con ellos, mezclando a compradores del barrio con turistas y clientes que buscan estas “experiencias gourmet”.

70 millones de euros para una forma de entender el tapeo en plan centro comercial, mientras grandes profesionales se las ven y se las desean para sacar adelante sus negocios.