La Biblia del Whisky, dirigida por el experto Jim Murray, es probablemente la publicación más prestigiosa en cuanto a este destilado se refiere. Cada año contiene más de 4.600 notas detalladas de las marcas de whiskies de todo el mundo, la edición para 2018 contiene 1.200 nuevas fichas. La sorpresa ha sido este año la designación como el mejor whisky del mundo la de un destilado norteamericano procedente de Kentucky, se llama Coronel EH Taylor Four Grain, elaborado por la Buffalo Trace Distillery.

Jim Murray lleva perfeccionando sus conocimientos del whisky desde 1975, cuando comienza a visitar destilerías y a realizar catas. Este periodista y escritor británico publica la primera edición de La Biblia del whisky en el año 2003.

El seleccionando este año como mejor whisky del mundo debe su nombre al fundador de la compañía Buffalo Trace Distillery, con más de 200 años de historia. El Comodoro Richard Taylor construyó una casa de piedra en el llamado Lee’s Town en 1792, en lo que será el estado de Kentucky, entonces un condado de Virginia llamado Fincastle. Allí se empezó a almacenar mercancías hasta convertirse posteriormente en destilería. En 1870 el Coronel Edmund Haynes Taylor Jr., compra la destilería. En 1984 crean el primer bourbon single barrel del mundo, el Magnífico Blanton’s, en honor a Albert B. Blanton, un chico que entró en la destilería con 16 años y llegó a ser su presidente.

El whisky Coronel EH Taylor Four Grain sigue las técnicas que implantara quien le da nombre, uno de los fundadores de la industria actual del bourbon. Tras la Guerra Civil americana, Taylor desarrolló nuevas técnicas de destilación aun hoy en vigor. En el caso de este Four Grain, se usan una selección de los mejores granos de maíz, centeno, trigo y cebada malteada. Todo ello proporciona al Coronel EH Taylor Four Grain, unas dulces notas de caramelo y vainilla, contrastadas con las más picantes de clavo y pimienta y recuerdos ahumados del roble. Envejece durante 12 años en barricas de roble de más de 80 años secados durante seis meses y carbonizado por dentro, lo que produce un caramelo natural que, unido a la crianza a los aires fríos de los montes locales, producirán este whiskey (whisky americano) de bello color dorado.

El segundo clasificado ha sido un destilado irlandés, el Redbreast 21, un whisky con una maduración de 21 años, de la destilería Jameson Irish. Elaborado con cebada malteada y no malteada, su crianza se ha realizado en barricas de roble procedentes de la crianza de vinos de Jerez y de Bourbon, destacando sus notas de frutas tropicales, mentolados y recuerdos de cuero, de gran untuosidad.

El tercero en este podio de La Biblia del Whisky, aparece un escocés, el Glen Grant Aged 18 Years Rare Edition, de la destilería Glen Grant, que había sido segundo en la edición de 2017. Un escocés con matices florales y especiados, que deja recuerdos de caramelo, pasas secas  y vainilla, con un paladar de largo recuerdo y regusto de frutos secos y especias.