Con la llegada de enero, la finalización de la Navidad y tras el almuerzo de Reyes, damos la bienvenida a los temidos regímenes. Nos hemos pasado tres pueblos comiendo durante casi un mes, o es que ¿ya no nos acordamos del puente de la Constitución, cuando aprovechamos el recién estrenado ambiente navideño para darnos el primer festín?
Normalmente algo picaríamos de la exposición de dulces de convento. Por sus treinta años va la magnífica labor del equipo de voluntarios capitaneados por Claudia Hernandez. Ahí cayó la primera sobredosis. 13 conventos y unas 40 especialidades, repletas de azúcar, harinas, manteca de cerdo y vete a saber. Y ese jueves día de la Inmaculada, que daba paso a un puente maravilloso de cuatro arcos, donde también aprovechamos para hacer compras de Navidad y ya que estamos por el centro y lo bonito que está, ¡horror de luces, cada año más tremendas¡, nos quedamos a almorzar por aquí que han abierto un sitio nuevo que no veas. ¡Hala 3.500 calorías en una hora¡.

Ni que decir tiene la comida de empresa, que caería a la vuelta del puente sin posibilidad de saltársela, pues ahí que van otras tres mil quinien. Fin de semana antes de Navidad, ¿no vamos a darnos una alegría después de toda la semana trabajando?. Día 23 viernes, despedida de compañeros, día 24 ni lo cuento, 25 a reventar. Comienza la semana de vacaciones que te debe la empresa. Idas al centro, se queda con la otra pandilla, el tiempo que hace, que se puede comer al sol, esto va de tres mil quinien en tres mil quinien. 31, ahí que  van las raciones de jamón, queso, marisco, las salsas de las carnes, las croquetas, las patatitas fritas, las aceitunas, los mantecados, los turrones, lo de aquí y lo de allí, lo más grande.

Amanece que no es poco el 2017, ¿quién no tiene un Manolo en su casa?, ¿cómo no nos vamos a juntar para celebrar el año nuevo?. Mañana no se trabaja que ha caído en domingo el festivo y se traslada al lunes. Soñando con los Reyes, visita a la otra parte de la familia, las copas y los dulces a manojito. Cena de Reyes o si lo prefieres almuerzo, bueno esto ya se ha acabado, hoy le ponemos fin, la última vez, lo prometo, media botellita de tinto, antes la cerveza y hay que tomarse el oloroso como manda la tradición. Tu cuñado dice que pruebes un nuevo cóctel que ha conocido y que está estupendo, nada 1/3 de Ginebra, 1/3 de Vermouth y 1/3 de Campari, vamos el Negroni de toda la vida con su hielo y la rodaja de naranja. Los niños jugando y tu venga a comer y comer, a beber y beber. Mañana empiezo sin falta, pero bueno, sábado 7 no tiene sentido. Si eso, el lunes 9. Báscula matutina, 5 kilos de más. Te asustas. Pero en conciencia has comido para engordar 10, suerte que has tenido. Llegan los regímenes.

Ignacio Candau

www.academiaandaluzadegastronomia.com

www.meapatececomer.wordpress.com

www.gourmetsdesevilla.es