Fotos: JC y Vikifdn

En Sevilla no tienen mucho predicamento franquicias yanquis de costillas embadurnadas de pringosas salsas. Aquí tenemos nuestra propia idiosincrasia y, si bien, algunas brechas se abren, mantenemos el tipo con nuestros productos tradicionales. Para degustar buenas costillas basta con ir a la esquina de la Avenida de San Francisco Javier con Fernández de Ribera, en pleno barrio de Nervión, y disfrutar de las tapas de un bar de barrio de toda la vida. Se llama Bar Las Palmas y es netamente sevillano.

La esquina del Las Palmas siempre está animada, y eso que Nervión no es precisamente un barrio demasiado jaranero. Eso sí, con unos bares de toda la vida que son como islas refugio de un gran archipiélago. Ahí está El Coli, Casa Ruiz, Guillermo, el Mesón de Juan, el Azafrán de nuestro amigo Quino, quien por cierto es cliente asiduo de Las Palmas, como mucha gente del barrio. Un rosario de bares para tapear a la antigua, o sea, una aquí y otra allá, barras, precios y tamaños justos y de capilla en capilla, lo que es tapear en Sevilla.

Ensaladilla

Hablábamos de costillas, para comer con las manos, para acompañar con una cerveza bien tirada en vaso de sidra mediado, también hay tinto de verano para los cansinos del invento, pero si de vino se trata, en buena copa pidan un Finca Resalso, elección fiable. Bar con ventana, magnífica terraza y una barra donde el saludo es lo habitual, porque allí las caras de siempre te hacen sentir como en casa.

Costillas

De la costilla de Adán dice la Biblia que Dios le sacó a su parienta, en Las Palmas salieron más cosas. Como unos montaditos de imaginativos nombres, bien está el Antojito, de roquefort, jamón y almendra, o el Jabuguito, con cochinillo y jamón, pero donde el artista lo ha bordado ha sido poniéndole nombre al de melva y pimiento, Requeté se llama, para los de la LOGSE: requeté es un soldado carlista, uniforme color marrón claro (melva) y boina roja (pimiento morrón), ¿hay arte o no?

Atún escabechado

El Bar Las Palmas es bar de barrio, dicho queda, clientela autóctona y tapas tradicionales, así en la pizarra está la Ensaladilla, el San Jacobo, el Flamenquín, las Habas con jamón, los Champis a la plancha y unos Huevos con tagarninas que agradecerían un puntito menos de cuajo en el huevo y un puntito más de sal, pero en fin, no busquen aquí tampoco excesivos refinamientos, esto es lo que es, tapas sevillanas de suficiente buena factura. Prueben si no el Atún escabechado, de lo mejor. También hay fabes, aunque yo creo más bien que es Potaje de chícharos, mejor.

Fabes

 

Denle un descanso a tanto tataki y tanto tartar, dejen por un día las mini hamburguesas y los capirotes de langostinos y vuelvan a las raíces de estos bares de tapas donde por 7,50 euros uno queda a punto para el gin tonic de postre, por cierto, no andan mal de marcas de espirituosos en Las Palmas, islas afortunadas.

 

Bar Las Palmas
Avda. San Francisco Javier, 3
Sevilla