La tapa global

Acaba de finalizar esta semana el llamado Campeonato Mundial de Tapas Ciudad de Valladolid 2017. La ciudad castellana se ha erigido, con vista y tesón, en referencia de la tapa de “vanguardia”, desde hace unos años. Allí se viene celebrando una semana de la tapa donde, al fin, han ido a mostrar sus habilidades culinarias en formato pequeño, hasta algunos cocineros sevillanos.

En medio, el chef noruego ganador

Resulta que la edición de este año ha organizado por primera vez el Campeonato Mundial de Tapas Ciudad de Valladolid 2017, haciendo sus organizadores un nuevo alarde de visión comercial y de comunicación, internacionalización que se ha visto reforzada por el insólito ganador de esta primera edición de la “tapa global”, nada menos que un noruego de nombre difícilmente pronunciable,  Øyvind Bøe Dalelv, que se ha hecho con el primer premio con su receta Bacalao noruego en crujiente de alcachofa de Jerusalén con algas.

El representante español, en una final con 16 participantes, fue el cocinero del restaurante de Cáceres con dos estrellas Michelin, Atrio, Alberto Montes, como verán, un bar de tapas algo inusual para el concepto español tradicional. Muy versados también en el tema tapas deben de ser los miembros del jurado nombrado para la ocasión, lean: Rafael

Miembros del jurado

Ansón, presidente de la Real Academia de Gastronomía Española; Pablo Vicari, campeón nacional de Tapas 2006 y chef del Restaurante Elkano de Guetaria; Daniel Méndez, campeón nacional de Tapas 2011 y chef del Restaurante Loft 39, de Madrid; Pedro Martino, campeón nacional de Tapas 2013 y chef del Restaurante Naguar, de Oviedo; Fernando Salazar, director del CIA (Culinary Institute of America), San Antonio, Texas; Mandi Ciriza, vicepresidenta de Lifestyle Channels Networks y directora de Canal Cocina; Luis Cepeda, cronista gastronómico, y el presidente del jurado, Alberto Chicote, conocido chef por sus shows televisivos. Todos magníficos expertos en tapas como ven, donde el más sureño de ellos es el de Texas.

El jurado ha declarado que el ganador ha reflejado en su “tapa” la evocación de “todo el sabor del mar Noruego”, que me imagino que todos habrán probado sin duda en algún baño en un fiordo gélido del país escandinavo. La tapa, ese invento sevillano donde se ha consumido en sus barras de bares, de pie y socializando, casi exclusivamente hasta hace solo unos años, en que empezó a ponerse de moda en otros lugares (siempre con libre interpretación), salta al mundo global y como el fútbol inventado por los ingleses, que solo han ganado un mundial, el que organizaron ellos mismos y haciendo trampa, se juega al parecer más y mejor en el Norte. Vueltas que da la vida.