Las pizarras eran los carteles de las tabernas antiguas donde no solo se anunciaban las tapas, sino los avisos más peregrinos: “se prohíbe el cante”, “prohibido escupir”. Hoy las pizarras han regresado, han invadido incluso paredes enteras, en ella se cantan las tapas y se alienan los vinos. Los vinos por copas, cada vez más y más variados. Pizarras que han adoptado los bares más modernos, esos que algunos llaman gastrobares, y, qué duda cabe, son en parte los que han hecho, en los últimos años, mucho por acercar nuevos vinos al público.

grancerdo1¿Existe una burbuja del vino? ¿Está a punto de estallar esa burbuja? Lo que si es verdad es que en España se han multiplicado las denominaciones de origen y que en todas y cada una de ellas, se encuentran buenos vinos. Con sus guerras. Vinos de corte clásico, vinos a la moda Parker, vinos modernos, vinos y más vinos. Y en tan complejo panorama comentaristas, sumilleres y hosteleros se afanan en llevar, unos lo mejor y otros lo más rentable hasta los consumidores.

La historia del vino es la historia de Europa. César dijo a sus soldados que tomaran litro y medio de vino al día. Roma, el Imperio llevó el vino a regiones tan al norte como Alsacia, la meca del Riesling, blanco amado por los sumilleres. Alsacia, donde la viña, desde que llegó a esa tierra de tres culturas, ha vivido todas las guerras del corazón de nuestro continente, sobreviviendo a todas ellas, elaborando blancos que pueden envejecer hasta 50 años.comando-g

El cruzado que dio nombre a la colina de Hermitage, de donde ya nunca se quiso mover, se sorprendería de los nombres y las etiquetas de los nuevos vinos que en España están surgiendo. ¿Qué diría Aubert de Villaine? El hacedor del vino más caro del mundo, sus botellas del Domaine de la Romanné-Conti lucen las mismas etiquetas desde hace lustros, mirará con una bonachona sonrisa desde su terroir de Borgoña, bendita Pinot Noir, tanta novedad de diseño.

de-puta-madreLa deriva del diseño de etiquetas y la invención de nombres llamativos es materia de discusión, yo digo ¿por qué no? Si así se lleva al mundo del vino a gente joven, a nuevos adictos, se alegra el panorama ¿por qué no?

El novio perfecto, El marido de mi amiga, Con un par, Gran cerdo, MMM Macho Man Monastrell, El Follador (Italia), De puta madre, son nombres de vinos actuales ¿una pasada? Bueno, aire fresco ante tanto Marqués de … y tanto Viña lo que sea, que de todo ha de haber en la viña del Señor. Probablemente el aficionado “serio” no comulgue con tales moderneces, o sí, que las cosas cambian y la ciencia avanza que es una barbaridad.el-marido-de-mi-amiga

El vino, anécdotas aparte, es una cosa muy seria se llame como se llame. Hay mucho amor y mucho trabajo detrás. Y muchas vicisitudes, hablar de cosechas es hablar del clima de ese año, y no solo eso, si no, que se lo digan a los californianos del Valle de Napa, que conocen su cosecha de 2013 como “la cosecha del terremoto” que dio al traste con el parque de barricas (llenas) de alguna bodega. El vino es la tierra, la uva, los vientos, las lluvias, el sol, el frío y el calor y la guerra, la de las maderas si o las maderas no. Y la capacidad de envejecer, gran virtud de los buenos vinos, sin despreciar la juventud, en la que mueren ¡viven en la copa! muchos vinos.

Volvemos a Aubert de Villaine, él dijo que el vino es cultura pero es también un alimento, una bebida para calmar la sed, un momento de júbilo. Porque al final, no lo olvidemos, la pregunta final sobre la botella que abrimos es ¿está bueno?