Andalucía es una gran productora de cítricos, en concreto Sevilla está a la cabeza de la producción nacional. No obstante, multinacionales del sector están perjudicando con sus bajos precios e inferior calidad al mercado nacional en el que, lamentablemente, entran naranjas procedentes de otros países, algunos muy lejanos y de no más calidad que las nuestras.

Salmorejo de naranja sevillana de Betis, 7

Ante esta situación la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha puesto en marcha una campaña para defender la excelencia de la “Naranja de Andalucía” entre los consumidores, fomentando el consumo de proximidad y la excelencia del producto, así como su versatilidad no solo para ser consumida como postre o como magnífico y vitamínico zumo, sino en variadas recetas de cocina, sin olvidar las indudables cualidades saludables de esta fruta. Además, el campo de Andalucía cuenta con un amplio abanico de variedades que permiten satisfacer todos los gustos.

A lo largo del mes de noviembre, se está distribuyendo material promocional para informar a los consumidores sobre las características de la “Naranja de Andalucía”, incidiendo especialmente en líderes de opinión y posibles embajadores de este producto en medios de comunicación, redes sociales o colectivos ciudadanos que puedan

Elías del Toro montando su Ensalada de remolacha con naranja y bacalao

contribuir a difundir su excelencia y la importancia de consumir un alimento nacional frente a frutas procedentes de otros países. Además del riesgo potencial de las importaciones de alimentos de lugares donde se han detectado casos de enfermedades vegetales no presentes en Andalucía, apostar por las frutas cultivadas en el propio territorio supone un avance en sostenibilidad al reducir la huella de carbono de los productos que componen la dieta diaria.

La campaña puesta ya en marcha por el Gobierno andaluz persigue además mostrar el respaldo de la Junta a un sector productivo que debe hacer frente a desafíos de presente y futuro como la competencia desigual de territorios con los mismos calendarios y precios que Andalucía, pero con condiciones desiguales en el aspecto laboral o fitosanitario.

Según las primeras estimaciones relativas a la campaña 2019-2020 realizadas por la Consejería de Agricultura, la Comunidad Autónoma andaluza producirá más del 35% de la cosecha nacional de naranja al superar los 2,18 millones de toneladas. Atendiendo a las diferentes variedades, se espera recoger cerca de 1,6 millones de toneladas de naranja dulce, más de 450.000 toneladas de mandarina, alrededor de 102.000 toneladas de limón y casi 22.000 toneladas de pomelo, entre otros cítricos.

En cuanto a los datos por provincias, el aforo elaborado por el Gobierno andaluz prevé que Sevilla continúe liderando la producción por delante de Huelva y Córdoba. Sumando las toneladas de cítricos de estos tres territorios se rozaría el 80% del total de los frutos de la Comunidad Autónoma.