Parece que cierta reactivación de la construcción y del sector hostelería, son síntomas primeros de una supuesta reactivación económica. Tratábamos hace poco del nuevo hotel de lujo que se está construyendo en pleno centro de Sevilla, y para el que se está buscando quien se encargue de su zona de hostelería, y hoy traemos aquí las novedades, en este sentido, que nos llegan de un barrio tan emblemático de Sevilla como es Triana.

Barra del Blanca Paloma

Nuestro Trastévere es foco de llamada para turistas, pero también para los sevillanos del otro lado del río que acuden al castizo arrabal buscando la (perdida casi) tipicidad de sus calles y deambular por las aceras de bar en bar buscando la grata socialización que proporciona el ir de tapas.

Pues bien, uno de los sitios emblemáticos de tapas en Triana de los últimos años cambia de manos. El Blanca Paloma vuelve a su emplazamiento anterior, en la esquinita de la calle San Jacinto con Ruiseñor, y deja el gran bar que fue conformando años atrás en la esquina de enfrente, San Jacinto con Pagés del Corro (en la parte de la Cava de los Civiles). Algunos se sorprenderán de este repliegue táctico de Manuel Bejarano al local original traspasando un gran local que tenía llenos a diario, imposible encontrar hueco en su barra el fin de semana, incluso se quedó con la histórica confitería Filella para ampliar su salón. Pero los años de trabajo y un alquiler de más de 10.000 euros al mes, son razones más que suficientes para oír a quien llega con el dinero de un traspaso en la mano.

Las Golondrinas de C/ Antillano Campos

Y quien se queda con el Blanca Paloma es el Grupo Dúo Tapas, uno de esos grupos hosteleros de nuevo cuño en la ciudad forjado a partir de “gastrobares” de moda. La apuesta es arriesgada, ya que sustituir en el mismísimo corazón del popular barrio a tan carismático bar de tapas tradicionales, no parece empresa fácil, aunque no sabemos cuál será la nueva filosofía de Dúo Tapas en este empeño y si adaptarán su estilo a la idiosincrasia del barrio, Triana, donde, por otra parte, triunfó uno de los primeros y mejores gastrobares de la ciudad, Puratasca.

Será el octavo local que el Grupo Dúo Tapas abra en Sevilla, una consolidada empresa que triunfa al estilo de Ovejas Negras, sus vecinos de El Antojo y otras “nuevas” cadenas como La Azotea. Dúo Tapas es, por cierto, el nombre de su exitoso bar en la calle Calatrava, donde también está Sidonia, el nombre de la empresa es Grupo La Vida en Tapas, que además posee Chifa, Nazca, La Terraza, Gigante Bar y Lobo López, éste último otra de las aperturas estrella de las últimas temporadas.

Antigua Fábrica de Cerámicas Montalván

Juan Alberto Fortuna, que lleva la empresa junto con su hermano Víctor y dos socios más, Sergio Ardana y Javier González, han nombrado el nuevo bar trianero como Típico Barra de Tapas, lo que ya supone toda una declaración de intenciones, como ha declarado Juan Alberto diciendo que seguirán una línea más tradicional, “hasta ahora ofrecemos innovación, pero en Triana, de donde somos, queremos dar marcha atrás, seguir una línea clásica, aunque con algún toque innovador”.

Por otra parte, en el histórico edificio de Cerámicas Montalván, en la cercana calle Alfarería, la familia de Paco Arcas, el “alcalde de Triana” que regentó el Bar Las Golondrinas, hoy en manos de sus hijos, tanto el histórico de la calle Antillano Campos, como el nuevo de Pagés del Corro, 74, construirá un hotel de 4 estrellas que tendrá también restaurante en la planta baja.