Foto cabecera: David Douglas Duncan

El Museo Picasso de Barcelona, ofrece, desde el pasado 25 de Mayo hasta el próximo 30 de Septiembre de este 2018, la exposición La cocina de Picasso, un recorrido desde los inicios del pintor en la Barcelona fin de siglo (XIX), hasta sus últimas obras, y la relación continua del pintor malagueño con la temática culinaria.

Calificada como uno de los acontecimientos artísticos de la temporada en la Ciudad Condal, la muestra recoge más de 180 obras de arte, entre pinturas, esculturas, grabados, cerámicas o dibujos, que relacionan el arte de Picasso con la cocina, los utensilios y los alimentos. Pero no solo como temática en las obras del genio, sino también la importancia de bares, cafés y restaurantes, en el mundo de la bohemia y las vanguardias artísticas de la época, desde sus inicios en la taberna barcelonesa Quatre Gats, hasta el cabaré Au Lapin Agile en el Montmartre parisino.

Cuadro cubista de Picasso

Obras de diversos museos y fundaciones de diversos países, con especial presencia de Francia, naturalmente, muestran al visitante la relación de Pablo R. Picasso con el mundo de la cocina, sus lugares, los utensilios y los propios alimentos como excepcionales modelos de la obra creativa del autor. Todo ello bajo la dirección de Emmanuel Guigon y el comisariado del mismo Director junto a Androula Michael y Claustre Rafart i Planas.

Se ha editado un sustancioso catálogo con 328 páginas que cuenta con la colaboración de 13 expertos, incluido el famoso chef de elBulli Ferran Adrià. La exposición La Cocina de Picasso forma parte del proyecto “Picasso Mediterráneo” un evento cultural internacional que se celebra desde la primavera de 2017 hasta la primavera de 2019. Más de sesenta instituciones han elaborado una programación en torno a la obra “obstinadamente mediterránea”* de Pablo Picasso. Por iniciativa del Musée national Picasso París, este recorrido por la obra del artista y los lugares que le inspiraron ofrece una experiencia cultural sin precedentes, que pretende reforzar los vínculos entre todas las orillas. (*Jean Leymarie).

Personaje con langosta

Desde la rudimentaria cocina de Quatre Gats hasta el Manifiesto culinario cubofuturista. Cucharones y coladores pueden ser, representar, la cabeza de un personaje. Sencillas naturalezas muertas, con alimentos y, a veces, como en sus collages cubistas, acompañantes como la pipa de tabaco y el periódico, junto al café del desayuno, reafirmando, en sencillas composiciones vanguardistas, como un papel de prensa que va a envolver un pescado o unas chuletas, la poética de lo cotidiano.

Tertulias gastroartísticas, visitas guiadas especiales, conferencias, teatro y otras actividades, se desarrollarán en paralelo a la exposición.