Chef María Marte

La historia de María Marte es digna de una película o, al menos, de una miniserie televisiva. Con tan solo 24 años, se vino a España desde su país natal, la República Dominicana, para estar cerca de su hijo mayor, dejando a dos más pequeños atrás. Así entró en un restaurante madrileño para limpiar suelos y fregar platos, el Club Allard.

María Marte recibiendo un Premio a su Trayectoria Profesional

Su trabajo, constancia, su espíritu de superación, unidos a su interés por la cocina, le hicieron progresar hasta convertirse, nada más y nada menos, que en la chef jefe del Club Allard y conseguir para este restaurante de la capital española, dos estrellas Michelin.

Toda esta carrera profesional y la posición alcanzada en la cocina, no ya española, sino mundial, la deja ahora para regresar a la República Dominicana y poner en marcha un sueño, una escuela de cocina para mujeres con pocos recursos. María quiere proporcionarle a estas mujeres, formación y recursos profesionales para que puedan prosperar en la vida.

Marte relata como su trabajo en la cocina del Club Allard la ha privado de lo más importante, pasar más tiempo con su familia, de hecho, ni siquiera pudo estar cuando faltaron sus padres, de quien aprendió los primeros pasos en la cocina en una modesta taberna de Jarabacoa, su villa natal allá en República Dominicana, llamada Rincón Montañés. Por sus hijos, por estar cerca de ellos, también ha tomado María esta difícil decisión.

Paisaje de Jarabacoa (República Dominicana)

Piensa montar la escuela con sus ahorros y el importe del Premio Eckart Witzigmann a la Innovación, 50.000 euros, que ha ganado en el restaurante madrileño. Aunque necesitará más recursos para que la Fundación Chef María Marte sea viable, para lo cual buscará ayudas institucionales en su país, además tiene ofertas para trabajar como asesora de varios grupos hoteleros de la isla.

El chef José Carlos Fuentes quedará, en lo que ha sido una transición amistosa, al frente de los fogones del Club Allard. Fuentes se ha formado con la también chef Carme Ruscalleda. Por su parte, María Marte se formó en Club Allard con Diego Guerrero, quien la aceptó en su equipo antes de montar él por su parte restaurante propio en 2013, DSTAgE, ese fue el arriesgado momento en que Marte asumió la responsabilidad de dirigir la cocina del afamado restaurante, en 2015 consiguió el Premio Nacional de Gastronomía.