Premio Vinos de la Provincia de Sevilla

El actual consulado de Portugal en Sevilla, antiguo pabellón del país luso en la Exposición de 1929, acogió por segundo año consecutivo, el acto de entrega del III Premio Vinos de la Provincia de Sevilla que organiza la sociedad PRODETUR de la Diputación Provincial, en este caso en su tercera edición.

Triunfadores de los premios: Bodegas Salado de Umbrete

La entrega de premios se celebró en el salón de actos de la primera planta del edificio consular. La segunda parte, un cóctel para los invitados servido por Catering La Raza, tuvo lugar en el amplio hall de entrada, donde se alineaban las mesas de las bodegas que se han presentado al certamen. Todo ello fue precedido por las calificaciones del jurado reunido al efecto esa misma mañana, en las instalaciones de la Diputación Provincial de Sevilla.

Este año han concurrido once bodegas de la provincia, con un total de 53 vinos presentados, algunas ausencias significativas, como Bodegas Fuente Reina de Constantina y sus vinos de la Sierra Norte. Más ausencias, las de algún bodeguero en las mesas y algunos de los vinos presentados al concurso e incluso premiados. Fue significativo que nada más comenzar el cóctel, se sirvieran bandejas y bandejas de cañas de cerveza ¿se imaginan ustedes eso en un acto de este tipo en La Rioja o en Valladolid, por ejemplo?

Vinos participantes

Hablando de ausencias, podríamos decir que esta edición del Premio Vinos de la Provincia de Sevilla, se han notado algunas, como que en el acto no hubiese más gente del vino de Sevilla, o la de los bodegueros en el escenario del acto, al menos la del Presidente de la Asociación Sevillana de Productores de Vinos y Licores, con una pequeña intervención. Por el atril pasaron el Presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla, Miguel Rus, el Presidente de la Diputación Provincial de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos y, cerrando el acto, el Consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Fernández Hernández. El encargado de proclamar los premios fue el Gerente de PRODETUR, secretario-portavoz también del jurado, Amador Sánchez, que procedió a la lectura del acta del mismo.

Tras la entrega de menciones especiales, un tanto confusas por cierto, se procedió a la lectura de los ganadores en cada categoría, este año cuatro, ya que, en principio, se ha querido abrir el abanico de premiados, aunque al final una bodega haya acaparado tres de los cuatro premios principales. A las ya estipuladas categorías de los dos años anteriores, vinos tranquilos blancos y tintos, se han sumado otras dos, la verdad con un relativo extraño criterio para los que conocemos el mundo del vino.

Primeros premios para Bodegas Halcón (Lebrija) y Bodegas Salado (Umbrete)

Por una parte se incorpora el Premio a Vinos de Licor y elaborados con uvas sobre maduradas (sic), grupo donde por ejemplo se han incluido los vermuts, que no dejan de ser un vino tranquilo (blanco o tinto) con una maceración de botánicos, si bien es cierto que se suelen encabezar con alcohol vínico (entre 15º y 18º), más extraño aún que el ganador en esta categoría haya sido, al parecer, porque tampoco se especificó este término, un Palo Cortado de Bodegas Halcón llamado La Giraldilla. Esta bodega familiar de Lebrija, elabora tres vinos de sacristía con esta marca, el citado, más un oloroso y un amontillado, vinos que no entrarían en los llamados vinos de licor, categoría un tanto polémica a veces, que se suele usar para vinos encabezados con alcohol vínico por encima de 15º, aunque en Jerez el término se usa para citar a vinos generosos encabezados igual o mayor de 17’5º volumétricos, no superior a 22º, y con un contenido de azúcares no inferior a 5 gramos por litro.

Otra nueva categoría creada es la de Vinos Especiales de la Provincia, un “cajón de sastre” donde entran, suponemos, vinos no encuadrados en otras categorías, aunque el ganador resultó ser el blanco M de Salado, un vino de lo que en Sevilla se conoce como “mosto del Aljarafe”, que no deja de ser un vino blanco tranquilo. Precisamente Bodegas Salado de Umbrete fue la triunfadora de la noche ya que, además del premio citado se hizo con el de Mejor Vino Blanco Tranquilo con su Turdetano Blanco Roble y con el Mejor Tinto Tranquilo, con su Turdetano Tinto Roble. Tres de cuatro por tanto, para la bodega familiar umbreteña.

La Diputación Provincial de Sevilla comprará a las bodegas ganadoras, una cantidad de vinos para usarla en sus actos institucionales.