cata de vinos y menú internacionales

Una cata compuesta por menú y vinos internacionales en el sevillano Restaurante Enrique Becerra, fue la protagonizada por el grupo de cata Apolo y Baco, una web con más de 400 socios y con un recorrido en el mundo de la gastronomía y de los vinos de ya casi veinte años, junto con sus también inquietudes por el mundo de la literatura y de la música, en especial el jazz.

Cinco vinos tintos de la cata

Junto con Enrique Becerra, he sido el encargado de diseñar esta cata en la que nos hemos inspirado en un viaje alrededor del mundo vinícola, coincidiendo con la celebración del 500 aniversario de la primera circunnavegación de la Tierra, iniciada en Sevilla bajo el mando de Fernando de Magallanes y culminada con la llegada a Sanlúcar de Barrameda tres años después, de la única nave superviviente de la aventura, la Nao Victoria, bajo la capitanía de Juan Sebastián Elcano tras la muerte en el viaje de Magallanes.

Centrándonos ya en lo que fue la cata y el almuerzo en sí, se inició con un fino de añada de Jerez: Williams & Humbert Colección Añadas Fino en Rama 2012, un fino de crianza estática cuya saca tuvo lugar en Abril de 2019 y que en la cata presentó un color amarillo dorado intenso, con una profunda nariz con recuerdos de flor (levaduras), almendra tostada y un fondo lácteo. Palomino Fino procedente de los pagos de Añina y Carrascal, con edades de las cepas de entre 20 y 60 años creciendo en las suaves lomas albarizas de la zona.  Acompañó de maravilla una Brochetita de chipirón a la plancha y gambas, llena de color y sabor.

Brochetita de chipirón a la plancha y gambas

Cruzando el Atlántico llegamos al norte de América, de donde nos llega el Kenwood Sonoma County Chardonnay 2016, un excelente Chardonnay californiano cuyas uvas proceden del famoso Russian River Valley del Condado de Sonoma. Un vino fresco, envolvente, con evidentes notas cítricas, fruta fresca tropical, cuerpo y untuosidad propios de la variedad reforzadas por su crianza de 6 meses en barricas de roble francés y húngaro, con una nota final de dulzor. Junto este vino blanco una intensa de sabor Tosta de txangurro gratinada con salsa holandesa, de fantástico maridaje.

Tosta de Txangurro gratinada con salsa holandesa

Y entramos en la cata de los cinco vinos tintos programados, bajando por la misma costa americana del Pacífico hasta el Valle del Aconcagua en Chile para probar un Errazuriz Estate Series Carménere 2016. Elaborado con la característica uva Carménere chilena completada con Syrah y Petite Syrah, el 70% de este tinto se guarda 7 meses en barricas de roble francés, presentando en la cata una capa ligera de color rojizo con notas de pimiento en nariz y mejorando mucho en boca, fácil de beber, ligero y sin aristas. Enrique Becerra ideó para acompañarlo una típica Empanada chilena esta vez cocinada con atún.

Saltamos a la vecina Argentina para recalar en su zona vinícola por excelencia, Mendoza, descorchando un El Enemigo Malbec 2015, un vino granate intenso, elegante, con notas de frutos rojos maduros y especias. Junto a la típica Malbec, Cabernet Franc y Petit Verdot, uvas cultivadas a más de 1.400 metros de altitud. Recibe 18 meses de crianza en barricas de roble francés (35% nuevas). Un corte de carne muy argentino, la entraña, fue feliz acompañante, esta vez de una carne de gran calidad procedente del Valle del Esla.

Empanada chilena de atún

Tras cruzar el Pacífico recalamos en los vinos del Nuevo Mundo británico, donde ha arraigado desde hace mucho el mundo del vino. Y el primero de ellos un Saxenburg PC Pinotage 2017, tinto elaborado con la autóctona uva Pinotage, un cruce entre la Pinot Noir y la Cinsault, que se cultiva en la región sudafricana de Stellenbosch. Envejecido durante 12 meses en barricas nuevas y semi nuevas de roble americano (80%) y francés, presenta en cata un brillante color granate, con notas minerales en nariz y un paladar fresco y envolvente. Becerra buscó para este vino una receta típica del país como es la Bobotie, una especie de pastel de carne de cordero especiado, con un toque agridulce.

Entraña del Valle del Esla

El siguiente tinto fue Penfolds Koonunga Hill Seventy Six 2016. Vino del Sur de Australia procedentes de uvas Syrah y Cabernet Sauvignon, procedentes de viñedos de las prestigiosas zonas de Barossa Valley, McLaren Vale y Adelaida Hills, que se envejece durante 8 meses en barrica de roble francés y americano, que dan una nota de sutil madera a un vino que deja también evidentes recuerdos a frutos rojos, resultando muy redondo y envolvente. Una Hamburguesita de canguro fue el maridaje para este vino australiano.

Cerramos el recorrido por esta colección de tintos internacionales con el Pegasus Bay Pinot Noir 2013 procedente de la prestigiosa región vinícola de Waipara en Nueva Zelanda. Monovarietal de Pinot Noir que reposa 18 meses en barricas nuevas (30%) de roble francés. Un granate de capa media con notas en nariz de frutos rojos maduros y elegante madera, en boca cierta potencia y un final muy refinado. El maridaje fue un plato de Albóndigas de pato con salsa de frutas, con notas dulzonas, de especias y naranja.

Bobotie sudafricana

Terminamos nuestro viaje vinícola y gastronómico en las españolas Islas Canarias, de ellas nos llega este Ignios Orígenes Listán Blanco 2012, vino blanco dulce con crianza de 4 meses en roble francés, procedente de la D. O. Ycoden – Daute – Isora, de un amarillo dorado, muy aromático, con notas de pera en almíbar y flores, denso y goloso en el paladar, de acidez equilibrada y con notas dulces y amargas a la vez. Acompañó el postre, una Torta Inglesa de Carmona con pudín de naranjas amargas.

Una cata de nivel, con vinos poco usuales y el magnífico acompañamiento de la cocina y el gran servicio de sala de Restaurante Enrique Becerra.