De la mano de su Director Comercial, Borja Adrián Sanz, los aceites de oliva virgen extra de Finca La Torre se han presentado en Sevilla a prescriptores y medios especializados. Un proyecto que se inició en 2010 para una renovación total de una preciosa finca olivarera cercana a Antequera (Málaga) de donde hoy sale uno de los mejores aceites andaluces, que es tanto como decir, del mundo.

Borja Adrián dirige la cata

La cita fue en el coqueto y céntrico restaurante Papirusa de Sevilla, donde nos atendió con sus siempre exquisitas maneras, Diego Iglesias, que nos ofreció unos escogidos platos que interactuaban y perfectamente con los dos aceites presentados, el Finca La Torre Selección Hojiblanca y Finca La Torre Selección Arbequina, potenciándose mutuamente.

Los aoves de Finca La Torre se comercializan bajo los sellos de cultivo ecológico y sabor a Málaga. Detallándose en la botella su procedencia de la propia finca, con extracción en frío y procedimientos exclusivamente mecánicos, indicándose, junto al tipo de aceituna, su pertenencia a la cosecha 2020 – 2021, así como los plazos óptimos de consumo.

AOVE complemento ideal y potenciador de un plato

Antes de pasar a la mesa para disfrutar con los platos del restaurante Papirusa, catamos los aceites, disfrutando desde la apertura de las botellas de sus intensos y frescos aromas. En boca el Hojiblanca se muestra más potente de sabor, con característicos recuerdos a hojas verdes, notas de manzana y plátano, con un leve picor que se va instalando en el paladar. El Selección Arbequina es un aove más sutil, mostrando en boca cierto dulzor con recuerdos de frutos secos (almendra) y donde también afloran recuerdos de manzana y cascara de plátano.

Tras un espectacular jamón ibérico de Arturo Sánchez, tuvimos ocasión de comprobar como los aoves de Finca La Torre pueden potenciar un plato y, dependiendo de la variedad empleada, armonizar de una u otra manera con el mismo. Así fue con un excelente Tomate aliñado con aguacate baby y cebolla morada, muy rico y fresco. Así como con la Ensaladilla con mayonesa de AOVE Arbequina, una ensaladilla de gambas sin duda digna de entrar en el ranking de las mejores de la ciudad y muestra palpable de que utilizando el aceite de oliva adecuado, la mayonesa para una ensaladilla puede ser imponente, sin que su sabor tape la receta.

Ensaladilla con pico de tinta de calamar

Como armonizan cada uno de ambos aceites con los platos pudimos perfectamente apreciarlo con el Carpaccio de gambas, huevas de Tobiko (pez volador) y pistachos, un plato sutil, suave, elegante y marino. Con Hojiblanca la potencia del aceite se hace evidente en el plato, pero con Arbequina se potencia el sabor marino.

Atún, sésamo, AOVE y Ajoblanco de anacardos con granizado de hierbabuena y melón y unos boquerones abiertos con suave salmorejo al lado, siguieron en la

Garbanzos con carrillada de ibérico y boletus

mesa, todo ello acompañado por dos vinos blancos, que contrastaron uno por su sorprendente elegancia y cuerpo, un Dulas del Lagar de la Salud 2018, un blanco seco de Montilla – Moriles elaborado con uva Pedro Ximénez con leves toques de barrica. Y un Pazo de Señorans que nos trajo el frescor y la frutosidad de un joven Albariño.

Terminó el festín con un intenso guiso de Garbanzos con carrillada de cerdo ibérico y boletus, que acompañamos con un correcto Remírez de Ganuza Reserva 2011 (D. O. C. Rioja), muy largo en el paladar.

Una interesante experiencia gastronómica, como gusta decir ahora, y que en este caso es expresión plenamente justificada, dada la calidad de los aceites de Finca La Torre y los magníficos platos, sin olvidar el perfecto servicio de sala, del restaurante Papirusa en la calle Antonia Díaz de Sevilla.