aceite de oliva andaluz

Visitamos los olivares y almazara de Finca La Torre en plena campaña de recogida de la aceituna. El precioso fruto del olivo pasa al molino que regala al ambiente de la almazara un fresco y muy agradable aroma frutal.

Nos encontramos cerca del blanco pueblo de Bobadilla, en Málaga, a los pies del Cerro del Cuchillo el verdor del suelo se ve salpicado de olivos en un corredor de viento que proporciona una envidiable salud a los árboles. Más arriba, a unos 500 metros de altitud, caminamos entre olivos centenarios de Hojiblanca donde vivimos en directo las labores de la recogida de las aceitunas.

Vareo de olivos

Unas 400 hectáreas de olivar propio donde crecen cuatro variedades: la mencionada Hojiblanca, mayoritaria, también Cornicabra, Picudo y Arbequina. Olivar propio que se cultiva con un sistema biodinámico, con unos rendimientos de un 8%, muy por debajo del 20% habitual en otras explotaciones. Finca La Torre lo tiene muy claro, ellos buscan elaborar el mejor aceite de oliva posible, los diversos premios que cada año consiguen parece que les dan la razón.

Cuatro grandes enemigos, no explica su Director Comercial, Borja Adrián, tiene el aceite de oliva virgen extra, el único que aquí se elabora, la luz, el oxígeno (oxidación), la temperatura y el agua, esta última lo enrancia, por ello debe de filtrarse. El AOVE no mejora en botella, nos remarca Adrián, por ello el mejor es el de la temporada.

Una cuestión que estos días ha estado en las noticias más seguidas, la verdadera condición de virgen extra de algunos aceites comercializados como tales en los lineales de alimentación. Borja Adrián nos aclara que eso depende de varios factores, ya que un AOVE que sale como tal de la almazara puede perder su condición de virgen extra debido a las condiciones de distribución, almacenamiento o exposición en tienda, por ello Finca La Torre selecciona cuidadosamente sus canales de comercialización.

Terminando el trabajo

Víctor Pérez, Director y Jefe de Producción de Finca La Torre ha realizado una magnífica labor en estos últimos años, recuperando y mejorando una finca que llegó al actual propietario de una manera un tanto peculiar, convirtiendo Finca La Torre en una referencia internacional.