Se anunciaba como el pórtico de lujo a la XVII Edición de Madrid Fusión. El regreso de Ferrán Adrià a la cocina, el regreso de elBulli, aunque nadie sabía si el restaurante iba abrir de nuevo o si el mítico rincón de Cala Montjoi sería la nueva sede de elBulli Foundation. Pues ni una cosa ni otra. Adrià intentó explicarlo, pero no sé si les ha quedado claro a muchos.

No cabe duda que el gran chef catalán y su equipo han avanzado bastante en cuestiones de marketing, lo que en mi barrio se dice “vender la moto”, pero el discurso que ha abierto esta edición de Madrid Fusión 19 sobre el complejo gastronómico que se abrirá en la tradicional ubicación del antiguo restaurante, que tendrá un poco de todo al parecer, no ha dejado claro lo que será, aunque el mismo Adrià dijo que «lo importante es lo que no será».

El cierre del restaurante elBulli, como tal, también se anunció desde el escenario de Madrid Fusión, fue el 25 de enero de 2011, una decisión entonces sorprendente, pues iba a cerrar siendo uno de los mejores restaurantes del mundo (5 años el mejor) y con tres estrellas Michelin, además de ser el estandarte de la nueva cocina española, de moda en todo el mundo.

Ferrán Adrià abre Madrid Fusión 2019

Han sido varios años de investigación, trabajos de oficina y “laboratorio”, conferencias, a través de elBulli Foundation, con el trabajo, en proceso, de crear la mayor enciclopedia gastronómica de la historia, de la que ya se han publicado varios tomos.

Este lunes 28 de enero de 2019, el mundo de la gastronomía, y parte del resto, estaba pendiente del nuevo advenimiento del gran gurú de la cocina contemporánea, aquel que ha llegado a afirmar que elBulli ha realizado una “revolución pacífica, respetuosa con lo anterior”, no así la Nouvelle Cuisine francesa, escuela de la que, por cierto, bebió todo cocinero español de relevancia en aquel momento, incluido él, y a la que Adrià achaca el no haber mantenido ese respeto, preguntándose si eso tiene alguna influencia.

Un ejercicio de cierta megalomanía gastronómica ¿justificada quizás? Donde sobrepasó la definición de cocinero como elaborador de alimentos para decir que él “usaba la cocina para crear”, ahora la usa para “comprender y experimentar sobre los sistemas de creación e innovación” (en general).

ElBulli 1846 será el nuevo nombre, un homenaje al gran cocinero galo Auguste Escoffier (nacido ese año), de lo que será un complejo que incluirá el antiguo “laboratorio de investigación” de la Fundación, los archivos de libros y procesos de creación de la Bullipedia y el proyecto Sapiens, una zona expositiva y cocina y zona de comedor (el antiguo restaurante reformado), donde según Adrià habrá gente que vaya a comer aunque no será un restaurante propiamente dicho, sin aclarar exactamente qué habrá que hacer para disfrutar de su cocina, aunque sí dijo que habrá visitas concertadas.

Ferrán Adrià declara al trabajo de elBulli como la “última vanguardia” surgida en la cocina mundial, sin relevo desde entonces y, según él, sin posibilidad de que lo haya en los próximos 25 ó 30 años.