falsifican vinos españoles

Si hace unos días publicamos la noticia del masivo fraude en el mundo del vino francés, donde se han vendido miles de botellas de rosado rellenas con vino español a granel muy por debajo del precio de venta, hoy es la picaresca española la que ha hecho saltar a todos los noticiarios nacionales el fraude con supuestos vinos españoles de alta gama que no eran tal.

Registro en los almacenes del restaurante Don Alex

La Guardia Civil ha detenido a varias personas en Galicia implicadas en una estafa cometida a través de la venta en un portal de Internet, de supuestos vinos de gama alta españoles que, en realidad, contenían un vino de muy inferior precio. Los vinos falsificados son el mítico y tradicional Vega Sicilia Valbuena 5º Año y las etiquetas de la bodega del danés afincado en España, Peter Sisseck, Flor de Pingus y Dominio de Pingus, falsificaciones de este último, su vino estrella, se han llegado a vender a 1.900 euros la botella.

Parece que la trama de falsificadores se articulaba en torno al restaurante Don Alex, un establecimiento de muy buena reputación situado en la gallega localidad de Cerceda en la provincia de La Coruña, encumbrado por prestigiosos críticos nacionales, un restaurante con lista de espera para las reservas. Un local repleto de cajas de vinos por todas partes donde clientes avisados esperaban probar su “famosa” Tortilla bailarina entre otros valorados platos y, siempre, con una gran carta de vinos (al menos eso parecía).

Botellas y utensilios incautados por la Guardia Civil

Cuatro son los detenidos por el momento en la llamada Operación Tag, tres de ellos son, precisamente, el dueño del restaurante Don Alex, su pareja y su hijastra. Al parecer, según cuenta el portavoz de la Guardia Civil, incluso tenían el desahogo de organizar catas con diversos vinos de Ribera de Duero, zona a la que pertenecen los vinos falsificados, para preguntarle a los asistentes cuáles le parecía más similar al Vega Sicilia. Tras la decisión del vino elegido, se hacían grandes pedidos a la bodega seleccionada, que suponemos ajena a esta trama, para falsear las botellas con las etiquetas falsificadas. Así convertían un vino de 19 euros la botella, en otro de hasta cerca de 2.000 euros.

Los estafadores no solo usaban el portal de venta por internet para vender sus vinos falsos, también lo hacían desde el mismo restaurante y a través de subastas internacionales, precisamente un experimentado consumidor danés, compatriota del dueño de Pingus, ha sido una de las voces que han dado la alerta sobre el fraude. La denuncia la presentó precisamente Pingus en Navalcarnero.

Botellas de Pingus y Flor de Pingus

Según la Guardia Civil, los defraudadores han podido recaudar mediante este sistema más de un millón y medio de euros, en una actividad que al parecer se inició en 2014, habiendo podido vender al menos 1.500 botellas falsas. Habría que preguntarse también cómo conseguían las falsificaciones de las etiquetas y de los corchos, ya que estas botellas llevan tapones con la marca impresa, además de las contraetiquetas de la Denominación de Origen.

Según el teniente de la Guardia Civil, Abel Marín, es improbable que en el circuito comercial existan botellas fraudulentas, ya que las ventas solían canalizarse al por menor a clientes particulares. Al parecer hay dos ciudadanos argentinos, uno colombiano y cinco españoles implicados en la trama.

Falsifican vinos españoles