Casa Moreno, cuidemos nuestros clásicos

Sitios

Decía un antiguo anuncio de la tele que “cuando un árbol se muere, algo nuestro se muere”. Hace poco recibimos la noticia del cierre de Can Ravell en Barcelona, un entrañable ultramarinos con magnífica trastienda de degustación. Este cierre me hace reflexionar sobre el cuidado que no hemos tenido en preservar nuestros más clásicos locales. Casa Moreno, afortunadamente, está más viva que nunca y es faro que guía hacía las buenas maneras de toda la vida.