Ellas no bailan solas en la hostelería sevillana

Opinión

En una sociedad libre y democrática todos somos iguales ante la ley, o deberíamos, y todos deben tener las mismas oportunidades sin que, entre otras cosas, tenga nada que ver el sexo de cada persona. Otra cosa es la vida real.