Adiós Red House Café. Luego lloramos por los sitios perdidos

Opinión

Mi amiga Cristina Martínez (la artista antes conocida como Garbancita), ha suscitado, con una de sus acertadas crónicas gastronómicas, un interesante debate en redes sociales, como es habitual con casi todas sus publicaciones. Todo a cuenta de los clientes “eternos” que creen que los bares son como esas farmacias 24 horas. Así que me gustaría dedicarle este modesto artículo. Va por ti Cristina.