Elogio del bocadillo

Opinión
Fotografía: M. Manosalbas

La otra noche tuve la fortuna de volver al cine de verano, a casi el único que queda en Sevilla capital (instalan otro en el CICUS universitario, muy cerca por cierto), gracias a la Diputación Provincial, que monta un gran cine en su patio del antiguo gran cuartel de Intendencia, donde dicen, por cierto, que se pasea algún alma en pena por las noches (y no me refiero a ningún funcionario aburrido, sino a un ser ectoplásmico  que dicen vaga por las viejas estancias del edificio).