Unas notas del Presidente de la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo

Opinión

En estos tiempos que invitan a la reflexión, le doy vueltas y vueltas a mi cabeza sobre cuál deba ser el papel de una Academia de Gastronomía y Turismo como la Sevillana de tal manera que su acción sea beneficiosa para la sociedad y no se convierta en una simple peña gastronómica ni en un mero instrumento de adulación de cocineros estrellados y soleados, olvidando a la pléyade de artesanos de la cocina, y en muchos casos artesanas, gracias a quienes se mantienen tradiciones culinarias que nunca deberán perderse.